Dentro del marco del CAI, Coche del Año en Internet 2012 BP Ultimate, hemos realizado un nuevo test del Opel Zafira Tourer, como uno de los candidatos que es para llevarse el galardón, por nuestros recorridos habituales. Tras haber asistido a su presentación internacional que tuvo lugar en Múnich, la verdad es que teníamos muchas ganas de probar el nuevo y precioso monovolumen de la casa del rayo en nuestro terreno, pues en aquel momento ya apreciamos que sus virtudes son muchas. Ahora vamos a remarcar las que más nos han llamado la atención y que le diferencian de sus rivales.

La estrategia comercial de diferenciar este Zafira Tourer de la versión normal que se comercializaba hasta ahora como un producto más Premium nos ha parecido acertada desde el inicio, aunque la actual coyuntura económica pueda alumbrar el riesgo de que el modelo antiguo canibalice muchas ventas si la diferencia de precio es demasiado grande. El mercado dirá. Gracias a este posicionamiento nada más ver en directo el monovolumen de Opel hay que reconocer que su diseño enamora, pues combina dinamismo, elegancia y un versátil y amplio espacio interior de forma magistral. Primer y fundamental argumento. La estética es un valor decisivo de compra.


Una vez que nos acomodamos en el puesto del conductor comprobamos que los asientos certificados por el colegio de médicos alemán son una de las opciones más recomendables de Opel una vez más. Invitan a conducir integrados con el coche minimizando los efectos de la fatiga y recogen el cuerpo firmemente cuando practicamos una conducción más agresiva. Son un elemento fundamental de cualquier vehículo son unos de los mejores del mercado. Para conducir hay que estar 100% a gusto, y este es nuestro segundo argumento de peso.

El resto de plazas del Opel Zafira Tourer gozan de una flexibilidad encomiable gracias a los asientos Flex Seats, que permiten configurar la fila intermedia como si de una berlina de lujo se tratará gracias a su posición Seat Lounge y que esconden las plazas de la tercera fila de forma eficiente y cómoda sin afectar a la capacidad del maletero . Un vehículo familiar tiene que poder adaptarse a múltiples circunstancias de viaje de forma eficaz, tercer argumento relevante.

Si a ello añadimos que la segunda generación del Flex Fix permite transportar hasta 4 bicicletas de forma totalmente segura y sin afectar a la capacidad de carga del monovolumen de Opel encontramos un maridaje perfecto para un vehículo que hará las delicias de los padres deportistas y de toda la familia. Cuarto argumento imbatible y sin nada parecido entre los rivales de su especie.

Nuestra nota: 8/10

El resto de razones y mucho más en ESD.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here