La combinación entre compacto tradicional y SUV coupé, lo que otras marcas definen como un “crossover” , cuenta ahora con una buena dosis de potencia: hemos probado la versión de 155 CV del nuevo C4 que se fabrica en la planta de Stellantis en Madrid en exclusiva para todo el mundo  

Con sus 155 CV de potencia, esta versión del C4, asociada a la caja de cambios automática de 8 velocidades EAT8, alcanza  una velocidad máxima de 208 Km/h y pasa de 0 a 100 Km/h en 8,5 segundos.  Su consumo mixto es de 5,8 l/ 100 Km y 131-145 g/Km de CO2, según el protocolo WLTP.

Este motor, denominado EB2 Turbo, registra 121 patentes, está fabricado bajo el criterio del downsizing para mejorar el consumo y las emisiones gracias a la reducción de tamaño, cilindrada y número de cilindros y optimizar el rozamiento. Se trata de un tres cilindros, de 1,2 litros, inyección directa, sobrealimentación por turbocompresor, filtro antipartículas y 4 válvulas por cilindro con distribución variable. El turbo  tiene un control electrónico de la presión de la sobrealimentación con la que se consigue un par máximo disponible, 240 Nm, de 1.750 a 4.000 rpm.  

Esta nueva motorización solo está disponible en el acabado Shine, el más completo de la gama. Incorpora, de serie, las funciones de ayuda a la conducción más avanzadas, con equipamientos como el reconocimiento de señales de límite de velocidad, la alerta de cambio involuntario de carril, el Active Safety Brake, el indicador de atención del conductor y el de descanso recomendado o el sistema de vigilancia del ángulo muerto activo.

Estéticamente, esta versión cuenta con detalles que refuerzan su aspecto más dinámico, como sus llantas de aleación diamantadas de 18” Aeroblade.

El Citroën C4 PureTech 155 S&S EAT 8 cuenta con un buen comportamiento en carretera, gracias a sus suspensiones con amortiguadores progresivos hidráulicos, que proporcionan un agradable confort.

En carretera se notan los 155 CV, especialmente en el modo más deportivo, porque en el ECO, es mejor hacerlo en ciudad y ahorrar combustible. Acelera con rotundidad, y permite con facilidad mantener un ritmo de marcha elevado por vías rápidas. Tiene potencia de sobra para circular con normalidad.

Este tricilindrico es silencioso salvo cuando se pisa el acelerador con intensidad.  El cambio de marchas automático de ocho marchas funciona y engrana con suavidad.

En el interior destaca su pantalla táctil de 10 pulgadas y un cuadro de instrumentos de menor tamaño, y el “head up display” para proyectar información, con regulación de altura.

Hay siete colores para la carrocería que se pueden combinar con 5 packs de color para decorar al gusto elementos como los airbumps de las puertas o los apliques de plástico de los faros antiniebla.

 El volumen de maletero es de 380 litros, con una boca de carga baja colocada a 715 mm del suelo. El suelo del maletero puede colocarse en dos alturas y permite compartimentar el espacio y disponer de un piso de carga plano cuando se abate la banqueta trasera.

La distancia entre ejes alcanza los 2,67 metros de largo lo que posibilita un buen espacio para las piernas en la zona trasera, salvo para las del ocupante de la plaza central. Se accede con comodidad gracias al gran ángulo de apertura de las puertas. La altura al techo es suficiente para ocupantes de algo más de 1,80 metros.

Los asientos delanteros, segunda generación de los denominados Advance Comfort, resultan  cómodos y sujetan bien.

 Motores: gasolina, diésel y eléctrico

Basado en la plataforma CMP del Grupo PSA, el nuevo Citroën C4 se puede pedir con versiones de combustión (gasolina y diésel) o con motorización totalmente eléctrica. La oferta contempla cinco versiones de gasolina con potencias desde 100 hasta 155 caballos, diésel de 110 y 130 y la eléctrica de 136 caballos. El cambio puede ser manual de seis marchas, automático de ocho o automático de uno para el caso del Ë-C4.

Está disponible por un precio -con promoción- que parte de los 19.670 euros del C4 PureTech 100 S&S 6v Live Pack de gasolina y de los 20.370 euros del C4 BlueHDi 110 S&S 6v Live Pack en diésel. La versión eléctrica Feel parte de los 33.270 euros. El C4 PureTech 155 S&S EAT8 Shine parte de los 27.520 euros.

La versión de 130 CV basta y sobra, pero si no te importa gastar unos euros más, siempre es recomendable más potencia. El 53% de los clientes desde que se puso a la venta eligen el Puretech 130 manual, el 14% el automático,  el 5% el de 155 CV.

La joya de la gama es el ë-C4,  la variante puramente eléctrica. Cuenta con una batería de 50 kWh que, gracias a la buena aerodinámica del coche dispone de hasta 350 km de autonomía y una velocidad máxima de 150 km/h. La autonomía eléctrica combinada es de 338 km y el consumo eléctrico combinado es de 16.62KwH/100 km.