Suzuki ha confirmado su salida de la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam) tras más de 16 años de colaboración, para integrarse, desde 2020, en la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). Suzuki espera así forjar “una colaboración de éxito” con Anfac a partir del próximo 1 de enero, con el fin de fomentar el adecuado desarrollo del sector de la automoción contribuyendo a los intereses generales del país.

El presidente de Suzuki Motor Ibérica, Juan López Frade, ha explicado que la firma nipona venía planteándose el cambio desde principios de año y que esta ha dado el paso debido a que necesita un mayor volumen de información sobre el sector del automóvil en un contexto de transformación y que, “desgraciadamente”, Aniacam no podía proporcionarle. “La marca quiere agradecer los 16 años de magnífica colaboración con Aniacam y con su anterior presidente, Germán López Madrid, recientemente fallecido”, destaca la filial española de Suzuki.

Suzuki no es la primera firma japonesa que realiza el cambio. Toyota España fue la primera importadora que salió de Aniacam para incorporarse a Anfac en 2013. Le siguieron otras marcas como Mazda, Hyundai, Kia, BMW, Fiat y Bergé, entre otras.

Anfac, que se constituyó en 1977, tan solo reunía en un principio a compañías que contaban con fábricas de vehículos en España y a día de hoy engloba a 42 marcas asociadas. La asociación se define como un grupo de interés que tiene como misión fomentar el adecuado desarrollo del sector de la automoción contribuyendo a los intereses generales del país.