La Dirección General de Tráfico (DGT) descarta la retirada de puntos del carné de conducir por estacionar un vehículo en plazas reservadas para personas con discapacidad, según ha asegurado la subsecretaria del Ministerio de Interior, Isabel Goicoechea, que ha comparecido este martes en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso para la contestación de varias preguntas de la oposición.

La primera de las preguntas, realizada por el diputado Francisco José Alcaraz (Vox), era sobre cuál es el motivo por el que el Gobierno sigue sin incluir en la lista de infracciones que llevan aparejada la pérdida de puntos, la infracción relacionada con el estacionamiento en plazas destinadas a personas con discapacidad.

En respuesta a la pregunta, Goicoechea ha sido clara: “No tenemos la intención de llevar a las sanciones con pérdida de puntos el aparcar en las plazas reservadas destinadas a discapacitados“. Durante su intervención, la subsecretaria ha argumentado que esta decisión no se ha tomado por falta de sensibilidad con el colectivo de personas con discapacidad, sino porque el Ministerio del Interior entiende que aquellas infracciones que llevan aparejada la retirada de puntos están reservadas a aquellas situaciones que suponen un “riesgo para la vida“.

Por este motivo, según ha explicado, no todas las infracciones contempladas en la normativa de Tráfico están en el catálogo de infracciones con pérdida de puntos. Entre aquellas que sí forman parte de estas infracciones están aquellas relacionadas con la velocidad, el uso del móvil, las distracciones, el no uso del cinturón de seguridad, o los adelantamientos. “El tema del aparcamiento no se puede resolver con retirada de puntos”, indica.

Goicoechea afirma, de hecho, que desde la DGT se siguieron los criterios de la UE sobre seguridad vial, que recalcaban que había que incluir únicamente infracciones que supongan riesgos graves en materia de seguridad vial.

Actualmente, el estacionamiento en plazas reservadas para personas con discapacidad supone una infracción grave con sanción de 200 euros, según la ley de Tráfico, lo que para Goicoechea representa ya “una medida disuasoria sumamente importante”. “Lo consideramos grave, antisocial e incívico, pero no acarrea riesgo para la seguridad vial. Por ese motivo, aun siendo grave y teniendo la penalización, no supone la retirada de puntos”, ha zanjado.