El Audi A5 Sportback me parece un producto redondo que hace hincapié en todos los puntos débiles que el comprador más racional puede achacar a un Audi A5 y el cliente pasional a un Audi A4, así que la última versión S que viene a completar su gama me parece la cuadratura del círculo. Los 64.250 euros que cuesta son la única pega que se le puede poner pues se van demasiado lejos de lo que hay que pagar por un S4. Eso sí, si nos vamos al S5 con cambio tiptronic hay que desembolsar 68.420 euros.

Las diferencias entre el S5 y el S5 Sportback empiezan por el motor, ya que este último se ha decantado por el más eficiente bloque del S4. El S5 normal lleva un V8 de 4.2 litros y 354 CV y el Sportback el V6 TFSI de 3.0 litros y 333 CV. El par máximo que entregan es el mismo, 440 Nm, pero el V6 lo prodiga en un amplio rango de vueltas entre las 2.900 y las 5.300 rpm. De esta forma es más fácil justificar la diferencia de consumo: 10.8 litros frente a 9.7 litros cada 100 km, teniendo en cuenta al S5 V8 con cambio tiptronic. En cambio acelerando de 0 a 100 km/h tardan ambos los mismos 5.4 segundos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here