Los ingenieros de BMW han presentado un prototipo muy interesante en el Salón de la Moto de Milán, la Concept 6. Tras muchos años fabricando los mejores seis cilindros del mercado para sus coches, se han sacado de la manga un nuevo motor de este tipo en línea y lo han montado transversalmente en el chasis de una moto muy rutera, que basada en la Serie K tiene una batalla algo más larga y un diseño muy futurista donde destacan las seis espectaculares salidas de escape.

El motor es apenas más largo que los cuatro cilindros en línea más grandes del mercado y está colocado a 55º de inclinación. BMW explica que su tamaño compacto ha sido logrado haciendo lo más finas posibles las paredes de los cilindros, además de situando todos los sistemas auxiliares en el hueco dejado tras el propulsor.

Se han mostrado reservados con los datos técnicos pero se estima una cilindrada de alrededor de 1.6 litros y una potencia máxima de unos 175 CV, con una línea roja que comienza en las 9.000 rpm. Todo carácter con unos bajos de impresión, ya que su par motor es de nada menos que 130 Nm a sólo 2.000 rpm.

Si los seis cilindros en línea son equilibrados y refinados en un coche, en una moto y girando a un elevado régimen tiene que ser una auténtica delicatessen. Por si fuera poco emplea sistemas drive-by-wire a la hora de pilotar, es decir la maneta del acelerador no está físicamente conectada con el propulsor, sino con un ordenador que manda al motor la instrucción de acelerar en tiempo real, un sistema ya usado en algunos coches y que es pura suavidad.

Los toques finales a esta Café Racer tan futurista los ponen unas ópticas 100% LED, un innovador esquema de suspensión trasero y una instrumentación totalmente digital con aires ya vistos en otros modelos de la casa de las hélices para convertirla en un auténtico objeto de deseo.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here