Es verdad que con los nuevos colores de carrocería verde Isla de Man (M3) o amarillo Sao Paulo (M4) de las fotos de presentación sería imposible pasar desapercibido, pero los nuevos miembros de la familia M de BMW son una declaración de intenciones en cada detalle. El kit de carrocería es inconfundible y lleva pasos de rueda ensanchados, un difusor con 4 gruesas salidas de escape, techo en fibra de carbono, retrovisores de diseño específico, un nuevo capó con bien de nervaduras, y la versión más extrema del controvertido frontal del nuevo Serie 3.

A todo ello hay que añadir una capacidad de personalización nunca antes vista en BMW, y los nuevos M3 y M4 se ofrecerán en diferentes versiones de potencia, transmisión y tracción. Así el motor 3.0 Twin-Turbo de 6 cilindros en línea estará disponible con 480CV para las versiones “normales” y 510CV para las variantes “Competition“. La caja de cambios es manual de 6 relaciones en las versiones menos potentes, llevando una automática por convertidor con 8 relaciones en las configuraciones superiores, que además a partir de 2021 podrán ser de tracción total Xdrive.

 

Las versiones de 480 CV declaran un 0-100 Km/h de 4,2 segundos, bajando a 3,9 segundos en el caso de hablar de los Competition de 510 CV. La velocidad máxima está autolimitada a 250 Km/h, pudiendo elevarse a 290 Km/h si se instala el M Driver’s Package.  Los frenos están a la altura, y si los de serie de 380mm se nos quedan pequeños habrá unos carbocerámicos de 400mm en opción. Van montados en llantas específicas de 18 y 19 pulgadas – delante/detrás -, que en las variantes Competition suben un tamaño a una configuración de 19 y 20″.

En el interior los BMW M3 y M4 2020 montan un nuevo volante deportivo así como inserciones y tapizados específicos, pero lo más llamativo son los asientos deportivos opcionales, que son tipo baquet construidos en carbono y que permiten ahorrar 9,6 Kg de peso.

BMW M3