El cliente europeo siempre se ha caracterizado por un nivel de exigencia superior a la media, especialmente comparado con los más prácticos usuarios americanos, cuya valoración del tamaño y el espacio parecía primar frente a conceptos como el placer de conducción, la finura de los elementos de la parte ciclo, la eficiencia y las prestaciones de las mecánicas o la calidad de acabados.

Este axioma es cada vez menos válido, pues tanto los gustos del otro lado del atlántico se han refinado, como las marcas productoras han comprendido que para que su conquista del viejo continente sea fructífera debían adaptar sus productos a los requerimientos de sus compradores, que por otro lado y dicho con todo el respecto, han demostrado ser más avanzados en todo lo que a lo referido a la automoción compete.

Como muestra de este cambio de tendencia basta echar un vistazo a los 21 candidatos al CAI, Coche del Año en Internet 2012, BP Ultimate, y comprobar por ejemplo que una marca como Chevrolet tiene 2 contendientes en liza, el ciudadano Aveo con su juvenil estética, y el familiar Orlando, con una propuesta diferenciada en el segmento de los monovolúmenes, ambos con un precio muy atractivo. Pero los adversarios americanos no terminan ahí, pues a pesar de que luzca el escudo de Fiat en su calandra, el Freemont, otro modelo de gran vocación familiar y buena diferenciación, es un modelo 100% americano fruto de la adquisición de Chrysler por parte de la casa italiana.

Ambos coches compiten por conquistar al mismo tipo de público, y ambos se valen de su configuración de 7 plazas como equipamiento de serie y un gran espacio interior como principales argumentos de compra. El Fiat Freemont, cuya base de partida era el Dodge Journey, se desmarca con la posibilidad de montar tracción integral para permitir  ciertos escarceos fuera del asfalto, mientras que el Chevrolet Orlando, que vino a sustituir al controvertido HHR, puede argumentar un comportamiento más rutero en carretera, emparentado con los monovolúmenes en vez de con los SUV.

El artículo completo y mucho más en ESD.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here