El Centro Internacional de Materiales Avanzados y Materias Primas (Icamcyl), con sede en León y que centra buena parte de su actividad en la revalorización y desarrollo tecnológico de las escombreras de carbón, lidera este proyecto europeo junto con la multinacional francesa de neumáticos Michelín y otros cinco socios europeos, que «se unen en una contribución crucial de la industria europea a la economía circular y a la sostenibilidad».

Black Cycle pretende desarrollar nuevas tecnologías para la recuperación de los materiales que componen los neumáticos de todo tipo de vehículos, «permitiendo así su reutilización en nuevas aplicaciones técnicas de alto valor añadido», según explica en un comunicado el director del Icamcyl, Santiago Cuesta. Con un presupuesto de 12 millones de euros, el proyecto «tendrá un enorme impacto en el reciclaje de neumáticos al final de su vida útil en Europa, ya que logrará recuperar hasta un 50% del stock europeo de estos productos para su reutilización bien otra vez como neumáticos, o en otras aplicaciones técnicas de altas prestaciones».

A nivel mundial se producen más de 25 millones de toneladas de neumáticos cada año, y sólo una parte de ellos es recuperada como materiales de menores prestaciones para aplicaciones en construcción, carreteras y barreras acústicas, sobre todo. «Sin embargo, estas aplicaciones de menor nivel no consiguen reutilizar gran cantidad del material de estos productos cuando terminan su vida útil en el sector del transporte». Sólo en la Unión Europea se deshechan más de 3,3 millones de toneladas de neumáticos cada año.

El proyecto Black Cycle se enmarca dentro del programa de investigación e innovación Horizonte 2020, y de los objetivos de la UE de lograr una economía más sostenible y circular. Por eso entronca también con la Agenda 2030 y con los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas.

El objetivo de esta iniciativa es desarrollar nuevas técnicas de recuperación y reutilización de los materiales de los neumáticos, hasta el 50% de sus materiales; lo que supondrá recuperar 1,7 mmillones de toneladas para su reutilización, incluso como materiales técnicos.

El proyecto está liderado por la multinacional Michelín, que controla casi el 14% del mercado mundial de neumáticos y tiene centros de producción en 26 países. Cuatro de ellos se encuentran en España y dos en Castilla y León (Lasarte, Vitoria, Aranda de Duero y Valladolid).

Icamcyl participa en este proyecto como centro europeo experto en la recuperación y valorización de materias primas, con un equipo que reúne a 13 entidades punteras de Francia, Alemania, Suiza, Grecia y España.