BMW-i3(2)

La nueva gama de vehículos eléctricos de BMW viene a cubrir una necesidad de sus clientes y complementa el disfrute y la deportividad de la marca con un concepto de movilidad revolucionario en el segmento urbano. Cuando BMW se enfrentó al reto de construir un coche eléctrico que plantara cara a la creciente competencia de un segmento de vehículos eminentemente urbanos y 100% ecológicos tenía dos opciones: escoger el camino fácil, es decir electrificar un Mini o un Serie 1, o por el contrario lanzarse a crear un concepto totalmente nuevo que adelantara a la competencia y supusiese la nueva referencia en el sector. El camino elegido fue el acorde con la filosofía de la marca.

Tras 6 años de desarrollo los primeros productos de la gama BMW i están listos y llegan para compensar el target de sus clientes enfocado a la movilidad una vez que el disfrute al volante y la deportividad estaban más que satisfechos. Eso si la movilidad de la casa de las hélices no podía ser igual que el resto, y la preocupación por la sostenibilidad ha abarcado cada etapa del desarrollo de sus nuevos productos, que además traen primicias mundiales de relevancia para la industria.

El umbral de eficiencia de los productos de BMW i llega tan lejos que en la factoría de Leipzig en la que se fabrica el i3 se han instalado cuatro turbinas eólicas que generan más de la energía necesaria para su producción, y como elaborar fibra de carbono es un proceso de gran consumo, la fábrica que realiza este proceso (50% participada por BMW)  está en Moses Lake y emplea la energía hidráulica procedente de la presa Grand Coulee, que posee la central más grande del mundo.

Para conocer todos los entresijos y ponernos por primera vez delante del i3, la semana pasada acudimos a la sede de BMW España para que el principal responsable de producto, Diego Martínez, nos instruyera de todos los detalles. Eficiencia, ecología, cero emisiones, prestaciones, dinamismo. Estos eran los conceptos que los nuevos productos debían reunir, y aunque la presentación era estática, las cifras del BMW i3 ya auguran que este urbano eléctrico va a aportar una nueva dimensión al concepto de movilidad sostenible con su tracción trasera y sus capacidades dinámicas.

BMW_i3-chasis

Soluciones conocidas

A nosotros este urbano eléctrico premium nos evoca recuerdos del Audi A2 y su construcción en aluminio. No en vano el i3 va a ser el primer coche de producción en serie de la historia fabricado en fibra de carbono. Su construcción es modular, basada en la arquitectura LifeDrive, que combina la fibra de carbono en el habitáculo y el aluminio (procedente de 479 latas recicladas) en el subchasis que aloja el motor, las baterías y los componentes de la suspensión. Gracias a ello su peso total apenas supera los 1.195Kg, y en su carrocería de 4m viajaran 4 adultos con total comodidad y 260 litros de maletero.

La rigidez del conjunto que componen la fibra de carbono y el aluminio, con las baterías situadas en el punto más bajo y céntrico del coche, ha conseguido que el BMW i3 no necesite disponer de un pilar B entre las puertas, así que al abrir los 4 accesos, las traseras de tipo suicida como en el Opel Meriva, nos encontramos con un cómodo hueco de acceso que reúne todas las ventajas ya vistas en el Ford B-Max. Las baterías se han conformado además en 8 módulos independientes que son intercambiables de manera mucho más sencilla y económica que si fueran una unidad, rebajando los tiempos y el coste de reparación exponencialmente.

El diseño del conjunto es futurista, original y de una belleza innegable. El techo en contraste siempre de color negro aporta un toque distintivo (black band lo llaman), y la parte trasera con forma de enchufe y stream flow en la línea de cintura sugiere su condición 100% eléctrica. El doble riñón preside el frontal con orgullo, y los contornos azules de sus logos no dejan lugar a su posicionamiento eficiente. Las llantas de 19 o 20 pulgadas con neumáticos estrechos (155 delante y 175 detrás de medidas que Bridgestone realiza a medida) cierran un conjunto de personalidad arrolladora.

En el interior del BMW i3 el mantra ecológico invade cada rincón, y desde el cuero teñido con hojas de olivo de siembra, la lana virgen de sus remaches, la tela elaborada a base de plásticos PET reciclados, el compactado de cáñamo resinado o la madera de eucaliptos sostenibles presentada a poro abierto van conformando un habitáculo confortable, cálido y con la misma calidad Premium a la que la casa tiene acostumbrados a sus clientes. Incluso la llave del i3 está fabricada con semillas de aceite de ricino.

bmw-i3-interior

Un modelo para cada cliente

La recarga eléctrica se puede realizar una toma de corriente doméstica convencional, en una BMW i Wallbox, una estación de recarga pública o en un poste de recarga rápida AC/DC. El tiempo de carga estimado es de entre 6 y 8 horas mediante un enchufe convencional de 230V y entre 3 y 6 con la Wallbox. Con el sistema de recarga rápida se puede recargar el 80% de la capacidad de la batería en media hora, pero supone un sobrecoste de 1.500 euros.

Para los obsesos de la autonomía a los que los 200Km que el i3 le parezcan pocos, BMW ofrece la opción de instalar un range extender,es decir un motor de combustión de 2 cilindros, derivado de sus scooters, que se encarga exclusivamente de alimentar las baterías y mantenerlas al 30% de su carga permanentemente. Cuesta 4.500 euros extras, añade 120kg de peso y resta unos 20km de autonomía 100% eléctrica, así que dado que la ganancia en autonomía total sólo llega hasta los 300Km no nos parece una solución muy efectiva.

Mucho más efectivo será que los clientes que se decanten por el BMW i3 en cualquiera de sus 3 acabados opten por contratar el servicio Add On Mobility que la casa pone a su disposición por un extra en la cuota mensual y por medio del cual podrán optar a 20 días al año de un coche de sustitución que solucione sus necesidades de movilidad puntuales. Los 35.500 euros de partida que hay que pagar para tener el urbano más avanzado de nuestro tiempo es un elevado peaje, pero sin duda alguna el nivel de avance que supone este coche justifica plenamente su valor.

BMW-i3-7

El BMW i3 sale a la venta el próximo 16 de noviembre y ya se pueden realizar pedidos. Para ello, la marca ofrece al cliente la posibilidad de configurar y pedir su vehículo por teléfono o internet, o visitar uno de los nueve Puntos Exclusivos de Venta donde sus agentes exclusivos le atenderán y aconsejarán sobre la mejor configuración global de su modelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here