El presidente de Suzuki Ibérica, Juan López Frade, avisa de que los precios de los coches están fuera de mercado y ve un claro peligro de desconexión con los clientes, que no van a renovar.

Uno de los directivos que más se arriesga cada final de año con sus previsiones sobre el sector de la automoción es Juan López Frade, presidente de Suzuki Ibérica. El último jueves de noviembre convoca a la prensa para ofrecer su perspectiva de la industria más importante de nuestro país, y lo que más sorprende es su capacidad de acierto. Para este año predijo en 2021 que el mercado se iba a quedar en las 800.000 unidades, y muy a pesar de todos va a acertar de pleno.

Pero este otoño su mensaje tiene un fondo mucho más preocupante, ya que en su opinión la tormenta perfecta que se ha dado en la sociedad ha trastocado por completo el modelo que seguía la industria. La principal consecuencia es que los precios “fuera de mercado” de los automóviles en España motivarán que los clientes se decanten por no renovar su vehículo y que conserven el que actualmente tengan.

Los problemas en la cadena de suministro han derivado en que los fabricantes estén reduciendo de forma «drástica» la producción de vehículos nuevos. Y eso no va a mejorar en el corto plazo. Y con menor oferta, los precios suben, lo que repercute en unos clientes que cada vez tienen más trabas para poder comprar un coche nuevo. y los datos son claros. Según la consultora MSI, el precio de los coches se ha incrementado un 11% en 2022.

El presidente de Suzuki Ibérica no tiene reparos en afirmar que debido a que la oferta es tan baja, los fabricantes están reduciendo los incentivos tradicionales, lo que significa que los compradores están gastando más que nunca para adquirir un automóvil, ya sea nuevo o usado. Las diversas crisis que están afectando al sector del automóvil -pandemia, falta de componentes, problemas logísiticos…- están derivando en una subida de los precios de los coches que tiene consecuencias a corto plazo, pero también se verán más adelante.

Los consumidores en apuros se enfrentan a una crisis de asequibilidad de la movilidad apuntaba López Frade, al tiempo que alerta que actualmente hay un peligro por parte de las marcas de perder el contacto con el cliente. Un cliente cuya confianza, además, ha caído nada menos que un 42,6% desde octubre del año pasado a este. Y eso que los concesionarios están consiguiendo unos beneficios nada desdeñables y las marcas presentan unas cifras de negocio muy destacadas. 

Y es que esta situación contrasta con los datos de rentabilidad de los fabricantes, que en 2021 y en 2022 van a ser, en general, moderadamente positivos. Pero también en eso puso el acento el presidente de Suzuki Ibérica, porque avisó de que la situación «está a punto de cambiar», ya que los indicadores financieros anticipan que se está avecinando una recesión económica en España, y entonces nos acordaremos de Santa Rita.

El presidente de Suzuki al hablar sobre las previsiones de ventas de su marca en el mercado español para el año que viene, donde el confía que la cifra global suba más de un 7% y llegue hasta los 860.000 coches, contemplan que la enseña japonesa matriculará alrededor de 6.500 unidades, lo que supone un incremento del 44% en comparación con las cifras de 2022, que por desgracia para sus intereses, este año no han llegado a objetivos por la falta de coches.

Entre las noticias optimistas para 2023, el presidente de Suzuki ha destacado que el año que viene la marca cumple 20 años en el mercado español, un hito que celebraran a lo largo de todo el ejercicio. El primer evento será la séptima edición del evento Litros x Kilos, en el que cuenta con la participación de los periodistas especializados y que ya ha donado más de 20 toneladas de alimentos al Banco de Alimentos de Madrid.