[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=NDwEE_1ESMU&feature=player_embedded]

No se cuantos anuncios del espectacular Audi R8 habéis visto pero la verdad es que yo ahora mismo no recuerdo ninguno que me haya llamado la atención en la TV, así que cuando he visto este sobre la historia que yace detrás de su ensamblaje, una auténtica obra de ingeniería, me he quedado epatado.

Que en plena era de la tecnología y las fabricaciones en masa una marca del nivel productivo de Audi realice un coche en el que intervienen más de 70 personas a la hora de montarlo a mano en la fábrica de Neckarsulm (Alemania) es digno de elogio y admiración. Que su sistema de control de calidad se asegure en 5 segundos de que todas las piezas han sido ensambladas correctamente con un margen de error inferior a 0,1 mm es algo así como magia.

Altamente cualificados e implicados en los coches que montan desde que son prototipos, esta cuadrilla de mecánicos se encarga de ensamblar a mano las más de 5.000 piezas que componen un Audi R8, ayudados por supuesto por la última tecnología de soldadura y afinación de la casa de los cuatro aros. La cadencia que consiguen es de 25 coches al día, y ello es debido a que en pasos en los que en un Audi A6 se tardan 90 segundos, ellos emplean 35 minutos para alcanzar la gloria de la perfección. ¿Ahora se entiende mejor el eslogan verdad?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here