El nuevo modelo de la marca francesa es una nueva versión del turismo AMI, pero pensado para el reparto, y por ello, ofrece una capacidad de carga pensada para hacer posible muchos envíos.

Citroën lanza un nuevo modelo pensado para empresas y autónomos que necesitan moverse con agilidad y sin barreras por los centros de las grandes urbes. El Citroën My AMI Cargo es una versión del turismo AMI, que cuenta con un volumen útil total de 400 litros, ofrece una capacidad de carga de 140 kilogramos.

En el interior de este vehículo, que es totalmente eléctrico, la zona del pasajero se ha habilitado como un espacio de almacenaje con la sustitución del asiento por una “caja modular protegida compuesta por siete compartimientos de polipropileno”. Además, incorpora una mampara vertical que delimita la zona del conductor y la de carga.

Por otro lado, la bandeja superior que sirve de tapa de la zona de carga puede soportar un peso de 40 kilogramos y se puede “utilizar como una auténtica oficina móvil”, ha destacado la empresa, que comercializa el vehículo desde 8.190 euros.

Así, en esta zona hay un espacio en formato A4 (el habitual de los folios) para dejar documentos como un albarán de entrega, un listado de pedidos o una tableta digital, mientras que en la parte trasera tiene un realce para mantener los documentos colocados en este soporte, ha explicado la firma.

Supone una respuesta práctica y moderna a los nuevos retos de la movilidad a que deben enfrentarse, entre otros, las empresas de servicios de proximidad, repartidores, los comerciantes, autónomos, los profesionales liberales, además de distintas entidades o administraciones. Cubre a la perfección sus necesidades de desplazamiento urbano con una solución cero emisiones, manejable, práctica y económica“, ha destacado Citroën.