España ha frenado en el tercer trimestre del año su progreso en el despliegue de vehículos electrificados e infraestructura de recarga, según el barómetro de electromovilidad de Anfac.

Entre julio y septiembre, el indicador global de electromovilidad (que valora la penetración de los vehículos electrificados y la instalación de infraestructuras de recarga de acceso público) ha logrado un crecimiento de 0,4 puntos, con una valoración total de 14,6 puntos.

España se mantiene en las últimas posiciones del ranking europeo, superando únicamente a Hungría y República Checa, pero cada vez más lejos del ritmo que marca Europa, que con un crecimiento de 1,1 puntos alcanza una valoración media de 30,3 sobre 100“, señala el estudio de Anfac, que advierte de que la distancia entre el conjunto europeo y España sigue aumentando, representando en el tercer trimestre una brecha de 15,7 puntos, siete décimas más que en el trimestre anterior.

Mientras que países del entorno europeo como Alemania o Francia crecen 1,3 puntos y 1,7 puntos respectivamente, España sigue “estancada”, con un crecimiento leve de cuatro décimas, añade la patronal.

En cuanto al indicador nacional, la mayoría de las comunidades registran un aumento, donde destaca el notable crecimiento de Extremadura, Aragón y Castilla-La Mancha con variaciones de +1,6, +1,5 y +1,2 puntos, respectivamente. Por su parte, las regiones de Madrid, Navarra y Cataluña se mantienen en el top-3 nacional.

Escasa penetración del coche eléctrico

En el tercer trimestre de 2022, el parámetro de penetración del vehículo electrificado logra una valoración media de 23 puntos, que representa un escaso crecimiento de tres décimas y que refleja una evolución muy inferior al trimestre anterior, que logró un aumento de un punto. Con esta puntuación, España se mantiene en las últimas posiciones del ranking del continente.

En los tres primeros trimestres del año, España ha matriculado un total de 55.472 turismos electrificados, habiendo cumplido solo el 46,2% del objetivo de las 120.000 unidades necesarias en 2022 para cumplir los objetivos de reducción de emisiones exigidos. Por su parte, en el contexto nacional, Madrid continúa a la cabeza del ranking con una valoración de 38 puntos, pero con un crecimiento de apenas una décima. 

En lo que se refiere al desarrollo de infraestructuras de recarga de acceso público, mantiene el ritmo de los últimos trimestres reflejando el lento progreso. En el tercer trimestre, el indicador de infraestructura de recarga alcanza una valoración de 6,2 puntos sobre 100, que supone un crecimiento de 6 décimas. 

En el ámbito nacional, destaca el crecimiento de 2 puntos de Extremadura, al igual que otras regiones como Castilla-La Mancha (+1,7 puntos) y La Rioja (+1,5 puntos). Estas mejoras se vinculan principalmente al despliegue de puntos de recarga públicos de alta velocidad.

El progreso hacia la electromovilidad supone un gran reto para España y Europa, pero estamos avanzando a un ritmo muy lento. Una vez más, los datos registrados en este barómetro de electromovilidad no hacen más que reflejar el lento progreso en materia de infraestructura de recarga y de entrada de vehículos electrificados“, afirmó el director general de Anfac, José López-Tafall.