Así es, de los Ferrari construidos para calle estamos ante el modelo más veloz de todos, una bestia de 670CV que toma como base de inspiración el modelo 599XX, una versión de circuito que cuesta la friolera de 1,5 millones de euros. GTO significa Gran Turismo Omolagato, una nomenclatura que llevo a los altares el 250 GTO de 1962 y que ahora se verá en esta edición limitada.

El motor V12 que le da vida está derivado del Ferrari Enzo y lleva las especificaciones de competición para ganar 50 valiosos CV de potencia, y aunque se queda por debajo de los 720 del 599XX seguramente ya ha despertado sudores fríos en rivales como el Lamborghini Murciélago LP670-4SV. Unidos a los 1.495 kilos que este nuevo 599 GTO arroja en báscula tras una severa dieta de nada menos que 195Kg, la aceleración de 0 a 100 se realiza en unos fulgurantes 3,35 segundos.

Para los preocupados por el medio ambiente hay que decir que esta rebaja tan espectacular del peso del último de los Ferrari ha traído consigo una rebaja de 4 gr en sus emisiones de CO2 por Km. El GTO dispone de una carrocería más aerodinámica plagada de ventilación y con mayor apoyo a velocidades elevadas. El capó ha sido diseñado para aumentar la succión de aire y la disipación del calor, mientras que el alerón trasero es ahora más prominente.

Las llantas de 20 pulgadas esconden la última tecnología de Brembo en refrigeración de discos cerámicos inspirada en la F1. Michelín ha desarrollado los neumáticos y el difusor trasero es ahora mayor. En el interior ni radio ni navegador y mucha fibra de carbono con el sistema Virtual Race Engineer como protagonista. Los clientes VIP de la marca ya pudieron ver esta joya de 350.000 euros a mediados de abril en Maranello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here