Los ingenieros de Ford Research y Advanced Engineering Europe están probando una tecnología de faros predictivos que utiliza datos de localización en tiempo real para indicar al coche el camino a seguir. Este sistema de faros inteligentes dirige los haces de luz hacia las próximas curvas, incluso antes de que los conductores las hayan visto, iluminando así los peligros y a otros usuarios de la carretera de forma más rápida y eficaz.

El prototipo de sistema de iluminación avanzada utiliza datos de localización por GPS, además de otras tecnologías e información de gran precisión sobre la geometría de las calles para identificar los giros en la carretera que se avecina.

Así, un algoritmo calcula la trayectoria y la velocidad del vehículo para ajustar proactivamente la dirección de sus faros, proporcionando una cobertura lumínica óptima de las curvas, los cruces e incluso los peligros que acechan a la vuelta de la esquina.

Por su parte, si el vehículo se encuentra en un tramo de carretera en el que no se dispone de datos de localización, el sistema trabajará para seguir iluminando la carretera de forma inteligente hasta que mejoren los datos de localización.

La tecnología de iluminación predictiva que estamos desarrollando ahora significa que un día conducir en la oscuridad podría ser tan sencillo como seguir los faros. Este nuevo sistema basado en mapas y en la localización es el siguiente paso en nuestra búsqueda para que conducir de noche no sea más difícil o estresante que durante el día“, ha indicado Michael Koherr, ingeniero de investigación de iluminación de Ford en Europa.