kuga-individual-02

Por dentro el Ford Kuga es de nuevo muy parecido a un Focus o C-Max, y la calidad no merece reproches destacables ni elogiables. Tenemos un puesto de conducción muy parecido al de un compacto, pero con una postura más alta y erguida de espalda. Las plazas delanteras tienen climatización bizona, pero no hay salida posterior de aire así que el confort climático trasero se resiente, sobre todo si se ha optado por el bonito techo solar de cristal (que sin embargo es de los que odio porque no se abren), ya que la radiación solar que deja pasar la cortinilla puede llegar a molestar.

Por todas partes pueden dejarse objetos a buen recaudo, como en los laterales de los asientos delanteros, en la parte superior del salpicadero, cofre central o guantera. En las plazas traseras existen, bajo los pies de los pasajeros, un par de compartimentos para guardar objetos pequeños que no sean necesarios durante el viaje y que son bastante discretos. Lástima que la banqueta está fija, no se puede desplazar hacia atrás, ni los asientos pueden regularse individualmente en inclinación del respaldo.

Kuga int

Debido a las formas del vehículo acomodarse en el coche, sobre todo delante, no supondrá ningún problema, sin embargo en las plazas traseras, aunque hay suficiente espacio en altura y en anchura las piernas quedarán algo comprimidas. Por otro lado el Kuga a diferencia de algunos de sus competidores en que sólo puede tener cinco plazas, así que familias numerosas abstenerse.

Además el maletero tiene una capacidad más de compacto que de berlina con tan sólo 360 litros, una verdadera pena. Bajo el piso se encuentran una serie de huecos para dejar objetos pequeños, de unos 50 litros de capacidad (con kit de reparación de pinchazos) o una  risa de rueda de repuesto de emergencia, de utilidad bastante dudosa sobre todo fuera de asfalto.

El Ford Kuga es de esos coches que tienen una adecuada política de equipamiento de seguridad, es decir, que independientemente de la versión, nos llevamos lo mismo. Lo único opcional es el ESP especial para remolques y el sensor de presión de los neumáticos. El resto es común en Trend y Titanium, como debe ser. Si hablamos en términos EuroNCAP, el Kuga forma parte del selecto grupo de todocaminos/SUV que consiguió las cinco estrellas.

Ford-Kuga-Turbo-7

Además de esta nueva motorización de dudoso sentido en nuestro mercado, el Kuga también está disponible ahora con las opciones de personalización de Ford Individual. Combina un nuevo y llamativo kit de carrocería exterior y ruedas de aleación de 19 pulgadas especialmente diseñadas, con un interior de más clase. Existen dos paquetes de personalización, Individual “Black Diamond” e Individual “Ice White”, ambos por unos nada baratos 2.800 euros.

Eso sí, para quien no vaya a sacar el Kuga de asfalto, vaya a circular muy poco por caminos poco asfaltados sin barro o nieve y quiera cuidar el bolsillo, mi consejo es que se decante por la versión 4×2 del TDCi y se ahorre 4.350 euros respecto a la de tracción total y más de 10.000 respecto a la más prestacional. Resulta sorprendente lo caro que sale el sistema 4×4, más incluso que en Audi, por poner un ejemplo. Con ello y con todo no podemos dejar de criticar al Kuga por su escasa oferta de motorizaciones, un diesel y un gasolina pensado para venderse muy poco (200 CV y automático). El Kuga con el motor diésel 2.2 de 160-170 CV de Ford y PSA Peugeot-Citroën sería una alternativa estupenda para quien desee prestaciones superiores y consumos más ajustados.

ford-kuga-13

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here