La preocupación por el consumo y la reducción de las emisiones es una constante del Hyundai iX35, y gracias al nuevo sistema de gestión del alternador que elimina el roce con el motor cuando no es necesario, a la dirección asistida que contribuye a reducir el consumo de combustible, al alerón trasero que reduce la resistencia aerodinámica y a los neumáticos de compuesto de sílice con una menor resistencia a la rodadura, los datos son prometedores.

Equipado con el sistema ISG, el ix35 presenta un nivel de emisiones de CO2 de tan sólo 139 g/km (en el caso del motor diésel 1.7) y de 149 g/km (en el caso del GDI 1.6). Los consumos también son destacables con 5,5 litros de media para el diesel de 136CV, que será el más popular.

El equipamiento del nuevo Hyundai ix35 ha sido mejorado  en las cuatro versiones disponibles, dos más que las que tenía el Tucson. Classic, Comfort, Style y Premium son los acabados y en todos ellos el cliente quedará más que satisfecho tanto por calidad como por cantidad.

Lujo y confort

Este coche puede llevar todo tipo de funcionalidades que mejoran la experiencia de conducción, empezando por el techo panorámico de doble panel con filtro de rayos UV, disponible por primera vez en la marca; la cámara de visión trasera que facilita el aparcamiento; el control de velocidad; los automatismos de luces y limpiaparabrisas o la llave inteligente, por mencionar algunas enfocadas al confort.

Sin embargo la carga tecnológica que puede incorporar llama todavía más la atención. Aunque no dispone de reductora, la posibilidad del bloqueo del diferencial central permite que su comportamiento en terrenos de baja adherencia sea mucho mejor de lo esperado.

Entre las funciones de seguridad “activa” cabe destacar el nuevo sensor antivuelco, que activa los airbags laterales, airbags de cortina y pretensores de los cinturones de seguridad en caso necesario; el control de asistencia al arranque en pendiente, que impide el retroceso del vehículo al arrancar en pendiente; o el control de frenada en pendiente, que limita drásticamente la velocidad al descender pendientes muy pronunciadas.

Entre las críticas destaca la ausencia de faros de xenón, ni siquiera en opción a pesar de que mercados como el americano o el coreano si los ofrecen dada su indudable utilidad y carga estética. Que la ventanilla del copiloto no tenga sistema automático de manejo también sorprende, y el maletero algo limitado para sus pretensiones, en lo que la rueda de repuesto de tamaño “real” tiene algo de culpa, es otro de los hándicaps a tener en cuenta.

Algo más incómoda resulta la rumorosidad aerodinámica en autopista del techo panorámico y del motor en frío, un factor que se olvida con rapidez al comprobar las bondades en marcha del iX35, que se muestra en todo momento noble y dinámico.

En conjunto se trata de un producto que supone un salto de calidad asombroso para Hyundai, un coche cómodo y divertido de conducir con un interior espacioso y un comportamiento en el que el dinamismo es seña y santo. La completa y variada gama y unos precios que previsiblemente se situarán entre los 22.000 y los 32.000€ harán el resto para asegurarle un jugoso trozo del pastel.

Hyundai iX35, dinamismo en Roma(I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here