La marca sueca de superdeportivos que intentó salvar a Saab de la quiebra quiere olvidar cuanto antes su traspiés empresarial, y para dejar en el olvido esa oportunidad de oro perdida, en el Salón de Ginebra Koenigsegg ha presentado un nuevo modelo hiperexlusivo del que se van a construir menos de 20 unidades para todo el mundo, el Agera, una verdadera joya sobre ruedas de la que todavía se desconoce el precio, desorbitado por descontado.

Sobre la base del Koenigsegg CCX lleva una carrocería de fibra de carbono, mientras que el chasis es de alumino reforzado con el mismo negro y lígero material, lo que consigue dejar el peso de esta criatura en apenas 1.290 Kg. Las suspensiones son completamente ajustables para adaparse a cada estilo de conducción.

Su motor V8 entrega 910 caballos a 6.850 revoluciones acompañados de un increíble par de 1.100 Nm, y con este armamento el Koenigsegg Agera acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 3.1 segundos, alcanza 200 desde parado en 8,9 segundos y su velocidad máxima es superior a 390 kilómetros por hora.

Al natural el Agera impresiona por su anchura, por su belleza pero sobre todo por la apertura de sus puertas. Para los más entusiastas el techo es desmontable, lo que incrementa su componente lúdico enormemente. Una vez quitado se guarda bajo el capó delantero, ya que el motor se posiciona en el centro del coche buscando el mejor comportamiento, algo para lo que los bajos carenados completamente y el difusor trasero aportan el plus de sustentación aerodinámica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here