koenigsegg_quant-231

Estoy seguro que ahora mismo este es el concept car más cercano a lo que será el coche del futuro, pero eso no lo sabremos hasta que el implacable juez temporal emita su veredicto. Independientemente de ello, la casa Sueca no se ha dormido en lo laureles ante la ingente avalancha de modelos eléctricos que pueblan las portadas de revistas y nos regala un prototipo que por sus características podríamos tomar a broma. Y es que, increíble pero cierto, el Quant se recargará en tan sólo 20 minutos con una autonomía envidiable: 500 km, y el resto de cifras que arroja este proyecto descubierto en Ginebra son impresionantes. Pasa de 0 a 100km en 5,2 segundos y su velocidad máxima es de 275 km/h, pero lo más alucinante es que está recubierto de una película fotovoltaica invisible que recoge la energía solar y que ayuda a aumentar la autonomía sobre la marcha aunque no sea la fuente de alimentación principal. Pellizcarme por favor.

 

Los que esperaban un nuevo superdeportivo al estilo tradicional de Koenigsegg estarán sorprendidos, aunque dudo mucho que defraudados, ya que sus motores eléctricos tienen una potencia estimada de 512 CV, con un par máximo de 715 Nm. El Koenigsegg Quant se ha desarrollado conjuntamente entre Koenigsegg y la empresa especialista en panales fotovoltaicos y baterías de almacenamiento de energía solar NLV Solar AG. El primero ha aportado un diseño aerodinámico, pensado en una baja resistencia al aire, con sólo 0,27 Cx de coeficiente aerodinámico. La segunda se ha encargado de fabricar la fina película que recubre toda la carrocería, transparente e inapreciable a la vista, que se encarga de recoger la energía de los rayos solares para almacenarla en sus baterías. El sistema se denomina Flow Accumulator Energy Storage (FAES) y se compone de unas baterías de carga rápida y ciclos ilimitados, unidas a dos motores individuales, ambos eléctricos. Estos se sitúan en las ruedas traseras, uno para cada una, lo que se traduce en una reducción de pesos y una respuesta más directa a las ruedas al prescindir de transmisiones y diferenciales. Impresionante.

 

El peso total del vehículo es de 1.780 kg a pesar de que su chasis está completamente construido en fibra de carbono, eso si con el FAES situado en la posición más baja posible para bajar su centro de gravedad, y la carrocería alterna paneles de aluminio con fibra de carbono. Entre su equipamiento encontramos regeneración de la energía de la frenada en las cuatro ruedas, ABS, ESP, seis aribags de accionamiento inteligente, tres pantallas de infotaiment, climatizador de tres zonas y luces de LED delante y detrás. Para su diseño se ha pensado en las formas de un deportivo pero sin comprometer la habitabilidad así que estará homologado para cuatro ocupantes adultos, con espacio suficiente para que la comodidad en cada asiento sea la misma que encontraríamos en una berlina de grandes dimensiones. Definitivamente, es el coche que conducirán nuestros nietos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here