detalles250rlateral

Bueno aquí sigo con mi disyuntiva de dar el paso al mundo de los maxiscooters amigos, y aunque lo principal que es la intención no ha cambiado, he de decir que el modelo por el cual hacerlo cada día está más en el aire. Como ya dije en mi antiguo post, la Tmax o la GP800 son las dos alternativas soñadas, pero teniendo que pagar casi 10.000 euros por ellas quedan totalmente descartadas, me parece abusivo. A este respecto no puedo dejar de remarcar que es  indignante que desde el 1 de enero todos estos scooters de los que hablamos hayan subido unos 1.500 euros su precio debido a que han pasado a pagar de nuevo el impuesto de circulación por un vacío legal en la redacción de la ley que los excluía por sus bajas emisiones contaminantes. Olé, viva España y la madre que la parió, eso es fomentar el ahorro y la descongestión del tráfico en nuestras ciudades.

 

Con eso y con todo he estado probando el maxiscooter más barato del mercado, que como ya os adelanté es el Kymco Xciting 500R. Con este modelo el fabricante taiwanés dió un salto considerable de cilindrada, pero no sólo era un salto por el nuevo motor, pues el bastidor está mucho más estudiado y reforzado, incorporando una pipa de dirección y tija (la parte más débil de los scooter en general) de proporciones considerables. La fabricación y acabados de las partes plásticas del carenado están también un paso por delante de lo habitual en la casa, sin mucho que envidiar a sus rivales japoneses.

 

En esta versión R se ha mejorado el motor, gracias a la alimentación por inyección, y la frenada con unos discos «wave» de nueva factura, pero hay más detalles pequeños y no tan pequeños que convierten al Xciting del «mega» más barato, sin más, a una de las compras más eficientes económicamente hablando en este segmento. La llegada de la inyección ha supuesto un cambio notable en el motor, que es más agradable y desde luego gasta menos que con los carburadores del modelo al que sustituye. También ha cambiado la puesta a punto de las suspensiones, porque los neumáticos siguen siendo los radiales de las primeras versiones pero es más ágil en marcha y sólo cuando forzamos más de lo debido notamos algún extraño, como ocurre con la parte trasera de todos los scooter con motor portante, ya que su tren delantero es bastante preciso.

 

Todavía roza con demasiada facilidad al inclinar y hay que tener mucho cuidado pues lo hace con partes duras y no con estriberas como en las motos así que eso la casa debe mejorarlo sin falta.  La postura de conducción es por otro lado algo extraña, con los brazos adelantados, y aunque acabas acostumbrándote, arreglarlo es tan fácil como echar ambas puntas unos centímetros hacia atrás, y ya de paso cambiar la posición de los espejos no vendría mal. La percepción de calidad del conjunto ha subido por tanto muchos enteros con respecto a la versión que sustituye, y ahora podemos mantener cruceros de marcador de 150km/h sin problemas, pero a pesar de todo no he terminado la prueba convencido. Se trata de una opción inmejorable para alguien que quiera hacer su incursión en este mundo de los scooters con pretensiones a muy buen precio, pero la verdad que abandonar mi Ducati por algo que adolece completamente de ningún tipo de tipo de glamour no lo veo. Seguiré buscando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here