La epidemia de Coronavirus y el confinamiento impuesto por el Gobierno de España para evitar la propagación del virus tiene efectos en todos los estratos de la economía y uno de ellos es en la reducción drástica de multas por infracciones de tráfico de la Dirección General de Tráfico (DGT). 

Un informe elaborado por la organización de defensa de los conductores Automovilistas Europeos Asociados (AEA) recoge que la Dirección General de Tráfico (DGT) formuló el año pasado 4.505.867 denuncias en las carreteras españolas de su competencia (excluye Cataluña y País Vasco). Un incremento de casi el 10% respecto a las de 2018 (4.119.018).

Las más de 4,5 millones de denuncias impuestas en 2019 suponen una media de 12.345 multas diarias, que han disminuido en gran medida a consecuencia del confinamiento teniendo en cuenta que el tráfico ha disminuido drásticamente. Por ejemplo, en Madrid lo ha hecho en alrededor de un 64% y en España, los movimientos de largo recorrido el lunes fueron 566.340 movimientos por las carreteras competencia de la DGT, frente al millón de desplazamientos del lunes anterior, 9 de marzo, es decir, hubo un 46% menos viajes. De todos esos vehículos, 237.216 eran pesados. Esto supone que durante la jornada, el 41% eran camiones de transporte de mercancías.

Así mismo, la Guardia Civil ha anunciado que durante el estado de alerta se reducirán los controles de alcohol y drogas por seguridad para pasar a hacerse solo en dos supuestos: en siniestros viales y cuando se haya producido una infracción administrativa grave, si bien se mantendrán los controles preventivos para retirar de las carreteras a conductores que muestren signos evidentes de haber consumido alcohol o drogas.

De todas formas, en 2019 la mayor parte de denuncias fueron por exceso de velocidad, en concreto fueron casi tres millones (2.933.244 exactamente), lo que significa que dos de cada tres denuncias tuvieron relación con este hecho. Las otras infracciones más sancionadas fueron no haber pasado la ITV (507.851); carecer de seguro (131.504); no utilizar el cinturón de seguridad o sistema de retención infantil (SRI) (121.206) y conducir con presencia de alcohol o drogas (112.365).

Precisamente el Gobierno ha suspendido también los plazos interpuestos por la Administración para efectuar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) durante el tiempo que se prolongue el estado de alarma, lo mismo que ocurre con la renovación del carné de conducir. Eso sí, el decreto que regula el estado de alarma aclara que los traslados en coche, que solo pueden hacerse cuando sean inevitables, deben realizarse de manera individual.