Es un hecho inapelable, la electrificación de la automoción continúa impulsando la caída de los gases como no lo hace ninguna otra industria y así lo demuestra el último estudio de Jato Dynamics que analiza datos de 21 países del ‘Viejo Continente’, incluyendo España y que concluye que las emisiones medias de los turismos nuevos vendidos en Europa cayeron un 12% en 2020. Y dado que son los más vendidos, los SUV o todocaminos fueron la tipología de vehículo que más ha reducido su media de emisiones.

Esta bajada de las emisiones de CO2 se puede atribuir a las regulaciones gubernamentales más estrictas, como la entrada en vigor de la normativa WLTP, así como a un cambio de actitud de los consumidores sobre los coches electrificados. “Aunque la industria todavía necesita hacer más para cumplir con los objetivos de CO2 de la Comisión Europea, los fabricantes han demostrado un progreso significativo con su gama y en sus ventas en 2020″, ha indicado Felipe Muñoz, analista global de Jato.

Por tipos de combustible, los modelos diésel supusieron el 28,8% del total del mercado, con unas emisiones medias de 119,8 gramos de CO2, mientras que los de gasolina representaron el 58,8% del total, con 116,1 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. Los coches electrificados supusieron el 10,6% del total, con una media de 18,9 gramos de CO2 y ahí está la clave.

Sin embargo, el Gas Licuado del Petróleo (GLP) estaba presente en las motorizaciones del 1,3% de los coches vendidos en Europa el año pasado, con unas emisiones medias de 109,5 gramos de CO2, mientras que los modelos de gas natural comprimido  (GNC) coparon el 0,5% del total del mercado, con 96,1 gramos por kilómetro, dos tecnologías que es una pena se estén quedando marginadas.

Por su parte, hasta seis países del continente europeo registraron medias de emisiones por debajo de los 100 gramos de CO2 por kilómetro. Este es el caso de Países Bajos, Dinamarca, Portugal, Suecia, Francia y Finlandia. Estas regiones coinciden con los principales mercados donde de matricularon más coches eléctricos, con Suecia y Holanda a la cabeza, seguidos de Finlandia, Dinamarca y Portugal.  España se situó el año pasado por encima de la media europea, con 110,5 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

La hibridación pone a Toyota al frente

Según los mismos datos de Jato Dynamics, a cierre de 2020, Toyota era el fabricante con una media de emisiones más baja, con 97,5 gramos de CO2 por cada kilómetro recorrido por los coches nuevos que matriculó en Europa. Grupo PSA se situó en segunda posición, con 97,8 gramos, seguido de Suzuki, con 102,5 gramos.

En la lista también están presentes Hyundai-Kia (103,2 gramos), Renault-Nissan-Mitsubishi (104,2 gramos), el grupo Geely (105,1 gramos), FCA (105,6 gramos), grupo BMW (110,3 gramos), el grupo Volkswagen (110,8 gramos), Daimler (117 gramos), Jaguar Land Rover (147,9 gramos) y Subaru (155,3 gramos).