Dos décadas después de la fundación de la fábrica de Žilina, Kia recuerda un período extraordinario que marca una historia de éxito no solo para la empresa, sino para toda la región. La ceremonia de inicio de la construcción de la planta se llevó a cabo en Teplička nad Váhom el 7 de abril de 2004, con la presencia de altos representantes de Hyundai Motor Group (matriz de Kia), la Kia Corporation, el entonces Ministro de Economía de la República Eslovaca y líderes de la ciudad de Žilina.

La construcción de la planta comenzó en otoño de 2004 y duró aproximadamente 25 meses, incluyendo seis meses de pruebas para la producción. En diciembre de 2006, se produjo en serie el primer automóvil: el Ceed, un modelo completamente nuevo destinado principalmente al mercado europeo. Con la producción de motores también iniciada en ese período, la planta se convirtió rápidamente en el punto de partida para la expansión de Kia en Europa, desempeñando un papel crucial en la trayectoria de la empresa.

Durante sus veinte años de existencia, la planta ha fabricado cuatro modelos distintos: el Kia Ceed, el Sportage, el Venga y, entre 2009 y 2011, el ix35 de Hyundai. Además, Žilina fabrica el Sportage desde su segunda generación y es el único lugar donde se produce el Ceed. En 2007, se agregaron las variantes SW (Sportswagon) y de tres puertas al Ceed, esta última hasta 2018. Desde 2018 y 2019, respectivamente, el Ceed se ofrece también en las versiones ProCeed (con carrocería deportiva tipo shooting brake) y el crossover XCeed.

Modelos de coches de la Fábrica Žilina 

En 2020, Kia Europe realizó varias mejoras en la planta de Žilina tras invertir 70 millones de euros, lo que permitió la producción de las nuevas cadenas cinemáticas híbridas y de combustión interna “Smartstream” de la compañía. Estas mejoras jugaron un papel crucial en el desarrollo de ambos sistemas de propulsión, como parte de la estrategia más amplia de la empresa para abarcar una amplia variedad de tecnologías híbridas, eléctricas y de combustión interna para satisfacer las necesidades de diversos usuarios.

La planta, que inicialmente operaba en un solo turno, pasó a dos en 2007 y funciona con tres desde 2012. Este aumento de capacidad ha permitido que las instalaciones superen la producción de 4 millones de vehículos en solo 15 años, alcanzando dicho hito en 2021. Actualmente, tiene una capacidad de producción anual de 350,000 automóviles y 540,000 motores, habiendo fabricado un total de 7 millones de motores desde 2006.

Kia, como empleador, genera actualmente 3,800 puestos de trabajo de larga duración, con un periodo medio de trabajo en la planta de 11 años. Esta presencia no solo consolida a Kia como parte integral de la región, sino que también contribuye a su desarrollo continuo. La empresa ha sido un actor estable en la región durante 20 años y un socio estratégico de la ciudad de Žilina, los municipios y las comunidades circundantes. A través de su Fundación, creada en 2013, ha apoyado diversos proyectos por valor de más de 11 millones de euros en áreas como la educación, la salud, el medio ambiente y la inclusión.