El compacto de Chevrolet presenta su versión familiar, la tercera carrocería de un modelo que se muestra como una compra inteligente gracias a la combinación de precios ajustados. La gama se queda así con una variante sedan para los clientes más tradicionales, unacarrocería compacta llena de atractivo para el público juvenil y una opción familiar que cumplirá con nota como coche familiar para los padres en la treintena que saben apreciar el valor de los productos honestos que se caracterizan por un comportamiento equilibrado en todos los frentes y que miran por el bolsillo de sus dueños.

Este tipo de carrocerías llegan a suponer cerca de un 50% de las ventas del segmento compacto en Europa, canibalizando modelos del siguiente escalafón, pero Chevrolet augura que en nuestro país el Cruze SW representará el 20% de sus unidades vendidas. Con sus casi 4,7 metros y sus 500 litros de maletero desde luego tiene armas para elevar esa cifra, y las novedades estéticas y de equipamiento que incorpora seguro que son un buen acicate comercial.

La gama mecánica es común a lo ya conocido del resto de variantes del Chevrolet Cruzeque lleva en nuestro país desde 2009, pero la llegada del bloque diesel 1.7 VCDi de 131CV es una gran noticia para el cliente español. Esta mecánica resulta más que solvente en toda circunstancia, y gracias a la conjunción con el Stop&Start consigue homologar un consumo medio de 4,5 litros a los 100, y será sin duda la más vendida de todas, pues el plus que aporta el 2.0 VCDi de 163CV es para conductores exigentes.

A nivel tecnológico la gran novedad que introduce el Chevrolet Cruze SW  es el sistema multimedia MyLink, que han desarrollado junto con Nokia y que mediante conexiónbluetooth permite controlar de forma fácil el navegador, la radio, los contactos y la música de los smartphone, un sistema práctico y eficaz que además está muy bien integrado en el salpicadero, aporta un plus de exclusividad y que será de serie a partir del acabado LT+.

El Chevrolet Cruze Station Wagon  llegará a los concesionarios después del verano, y aunque la tarifa arranca en los 17.000 euros del 1.6 gasolina de 124CV con acabado LS+, el descuento promocional de 2.850 euros para todas las versiones deja la entrada a la gama en unos muy atractivos 14.150 euros. La versión más cara (sin promoción) se pone en los 23.395 euros del 2.0 VCDi con cambio automático y acabado LTZ, lo que tampoco es nada descabellado. Viva la racionalidad.
La prueba completa y mucho más en ESD.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here