El Instituto para la Competitividad Empresarial de la Junta de Castilla y León ha comunicado el fallo de un proceso de adjudicación al que se presentaron un total de 17 ofertas. Esta actuación, que cuenta con un plazo de ejecución de doce meses, forma parte del proceso de transformación de la planta de Ávila en un centro especializado en la fabricación y distribución de piezas de recambio para la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, que también contempla la construcción de una nave logística en el polígono de Vicolozano.

En su última visita a la fábrica de Las Hervencias el pasado 1 de octubre, el consejero de Empleo e Industria, Germán Barrios, aseguró que las obras de la planta de estampación comenzarían ante de que concluyera el presente año y ahora, con su adjudicación, se abre la tramitación administrativa que desembocará en breve en el inicio de los trabajos, con el objetivo de que pueda estar operativa a finales de 2020.

El nuevo edificio contará con 27.000 metros cuadrados de superficie y permitirá estampar las piezas que ahora vienen de proveedores de Francia, Eslovenia, Inglaterra, Marruecos, Palencia y Valladolid, ya que tendrá una capacidad de producción de 80.000 piezas al mes y casi un millón al año. Además, se están explorando nuevas ideas de negocio que incluirían la estampación no solo de piezas metálicas sino también plásticas.

El Gobierno regional apoya el Plan Industrial de transformación de Nissan en Ávila con la inversión de más de 50 millones de euros en los dos nuevos edificios, el de estampación en la parcela donde antes se encontraba el circuito de pruebas para los camiones industriales de la firma japonesa, y el de logística previsto en Vicolozano, de entre 30.000 y 40.000 metros cuadrados y un presupuesto inicial de 20 millones de euros.

Según recoge la memoria del proyecto de ejecución, se proyecta una edificación de uso industrial que respeta el compromiso de integración urbana, definiendo un volumen de apariencia fraccionada que potencia el diálogo entre el área industrial y la residencial de Ávila, a la vez que propone una imagen icónica y aporta una nueva perspectiva urbana, ordenando el vacío existente entre la ciudad y la actual factoría de Nissan.

En cuanto a los acabados, se busca humanizar el volumen generado utilizando una estética que, mostrando su destino industrial, den a la vez al edificio un carácter tecnológico y una imagen progresista de modernidad ajustada al momento actual.