La red de concesionarios de la marca en España cerrará el presente ejercicio con una rentabilidad bruta sobre facturación del 2,7% (1,1 puntos más), que supone un máximo histórico.

En un encuentro con periodistas, el director general de Skoda España, Fidel Jiménez de Parga, destacó que esta cifra histórica de rentabilidad de la red comercial es consecuencia del “extraordinario trabajo” realizado por los concesionarios, en un año muy complicado, a causa de los problemas logísticos, de la situación económica y de la guerra de Ucrania.

Jiménez de Parga apuntó que, a pesar de estos factores, la red de Skoda finalizará el ejercicio actual con un beneficio antes de impuestos sobre cifra de negocio récord, en comparación con el 1,6% que contabilizó el año pasado. 

La previsión de la compañía automovilística checa, que forma parte del grupo Volkswagen, es incrementar el número de instalaciones (no concesionarios) en España durante los próximos años, con el objetivo de aumentar su capilaridad en el mercado nacional.

Entre los factores que han posibilitado esta evolución positiva de la marca, Jiménez de Parga destacó la política de contención de costes que ha implementado la empresa y también el ‘mix’ “favorable” de producto, gracias a la “sólida demanda” de modelos todocamino, de las versiones más equipadas y de los acabados deportivos.

Aspiración de Top 10

Por otra parte, el director general de Skoda en España apuntó que la marca finalizará el presente ejercicio con una cuota de mercado en España del 3%, igualando la penetración alcanzada el ejercicio pasado, con un volumen cercano a 24.000 unidades en un mercado que rondará las 800.000 unidades en 2022.

Para el año que viene, la empresa contempla que el mercado español rondará un volumen de unas 900.000 unidades y con una penetración de la marca que podría rozar el 4%, con alrededor de 36.000 unidades.

Jiménez de Parga indicó que el mercado nacional no recuperará el volumen de un millón de unidades en 2023 y señaló que la recuperación de esa cifra dependerá de factores externos como la incertidumbre económica, la guerra o los problemas en la cadena de suministro. En su opinión, el mercado español debería contar con un volumen de 1,2 millones de unidades al año.

Estoy convencido de que Skoda tiene potencial para alcanzar el 5% del mercado y situarnos entre las diez marcas más vendidas en el mercado español“, explicó el directivo, al tiempo que destacó que la marca cuenta con la mayor y más renovada gama de vehículos de su historia.

Por otro lado, subrayó que Skoda, a nivel internacional, ha sido la firma del grupo Volkswagen que ha sufrido el mayor impacto por la guerra de Ucrania, por el elevado volumen de ventas que mantenía la empresa en el mercado ruso.

A pesar de esto, apuntó que Skoda sigue siendo la empresa más rentable del grupo en términos de porcentaje. El objetivo es ir hacia un modelo de electrificación, con 70% de sus ventas correspondiente a modelos eléctricos para 2025.