El director general de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), José López-Tafall, ha destacado la “aportación positiva” del vehículo ‘made in Spain’ a la balanza comercial española.

La automoción es un sector crítico para la economía española, con una resiliencia y un efecto tractor del resto de sectores muy alto. A pesar del contexto de incertidumbre económica, sanitaria y social que hemos atravesado durante 2020, el vehículo ‘made in Spain’ se consolida como un importante activo, altamente demandado en Europa“, ha afirmado el directivo.

Asimismo, ha resaltado que esta aportación positiva de los vehículos fabricados en España a la balanza comercial en un año de crisis, representa “un hito muy relevante” que da la clave de la generación de riqueza y empleo que supone este sector.

Tenemos que hacer lo posible por mantener e impulsar nuestra industria de la automoción en España ante el reto de la transformación a la industria de la movilidad“, ha señalado el director general de Anfac.

Según datos de la asociación, el conjunto del sector de automoción cerró 2020 con un superávit de 11.490 millones de euros, lo que representa una subida del 45,8%. Las exportaciones cayeron un 14,4%, hasta 40.904 millones de euros, y las importaciones bajaron un 26,3%, hasta 29.414 millones de euros.

En diciembre, el saldo comercial sectorial experimentó un crecimiento del 71,3% en la comparativa interanual, hasta 826 millones de euros. Las exportaciones aumentaron un 6,1%, hasta 3.631 millones, y las importaciones se recortaron un 4,6%, hasta 2.805 millones de euros.