Mercedes_SL_65_AMG_Black_Series_3923_10

He de reconocer que BMW y Audi se han llevado siempre más admiración por mi parte que la todopoderosa Mercedes. Las preparaciones M y S han sido mis favoritas por encima de la muy potente AMG, aunque también es cierto que que nunca he dejado de valorar su potencial, su capacidad de represenación y su magistral combinación de potencia y comfort. En los últimos años además, los productos de la marca de la estrella me parecen cada vez más acertados y bonitos y desde luego uno no es tonto del todo como para catalogarlos de malos.

Sin embargo nuestro controvertido Jeremy Clarkson acaba de poner a caer de un burro a uno de los coches más espeluznantes que han salido de la factoría de Woking, el SL versión Black Series ni más ni menos. Un aparato con más de 670 CV, un par motor que puede reducir los neumáticos traseros a polvo de caucho en un suspiro y una estética que haría temblar al poseedor de más de un Ferrari o Lamborghini…

Sin embargo, según el más famoso presentador de coches de la TV los 8 ingleses que compren alguna de las 8 unidades que llegarán a las islas británicas tendrán más dinero que sentido común. Un cambio de marchas antideluviano, un control de tracción prehistórico, una suspensión más simple que el mecanismo de un chupete o una incomodidad insufrible hacen de este coche en su opinión, el timo de la estampita.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=xtveR8fyLsM]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here