Pocos coches han despertado desde siempre la admiración como la berlina grande Mercedes. Con sus casi 5,2m de largo el Clase S 2021 llegará en diciembre después de muchos rumores con un objetivo claro, posicionarse como la más avanzada del planeta, y para ello anuncia primicias nunca vistas en el sector con un claro protagonista, el Drive Pilot. Hablamos de un sistema de conducción autónoma de nivel 3 de la escala SAE, que libera al conductor de la responsabilidad del manejo del volante, aunque exige que esté siempre en condiciones de asumir el control. 

Este avance es posible gracias a la nueva regulación de la ONU al respecto de la conducción autónoma, firmada por cerca de 60 países entre Japón, Corea del Sur y los Estados miembros de la Unión Europea, y que establece “estrictos” requisitos para los Sistemas Automáticos de Mantenimiento de Carril (ALKS por sus siglas en inglés). El aspecto más relevante es que limita la velocidad de los coches equipados con este nivel de ayuda a la conducción a un máximo de 60 km/h.

 

Así, gracias al nuevo Drive Pilot opcional, que aterrizará primero en Alemania, el Mercedes Clase S 2021 podrá asumir determinadas tareas de conducción que permitirán al conductor dedicarse a otras actividades, como navegar por internet o consultar su e-mail. La marca alemana explica que las actividades secundarias que el conductor puede llevar a cabo de acuerdo con la legislación dependen de las normas de circulación vigentes en cada país. La normativa entrará en vigor en enero de 2021.

Además, por primera vez, la Clase S dispone del equipo opcional Digital Light, un sistema de alumbrado que permite al coche proyectar en la carretera símbolos que nos avisan de obras en la carretera, peatones, señales de stop, o dirección prohibida, entre otras. Y el arsenal de novedades tecnológicas se completa con el nuevo airbag central para las plazas traseras, la nueva función Pre-Safe Impulse Side, que le permite “saltar” en caso de que el coche detecte riesgo de impacto lateral a fin de proteger a los pasajeros gracias al tren de rodaje activo opcional E-Active Body Control que nosotros ya probamos en el GLE; o el eje trasero direccional.

 

La oferta mecánica en su lanzamiento se compondrá de cinco versiones con motores de seis cilindros en línea, tanto de gasolina como diésel, con potencias comprendidas entre los 286 CV y los 435 CV y todos ellos asociados a la caja de cambios 9G-Tronic. En breve les seguirá un motor V8 con alternador arrancador integrado (ISG) y un sistema mild hybrid de 48 voltios. Y ya para 2021, se añadirá un modelo híbrido enchufable (PHEV) con una autonomía eléctrica cercana a los 100 kilómetros.

En el interior, estrena la segunda generación de MBUX, que cuenta con hasta cinco pantallas, lo que permitirá a los pasajeros traseros del nuevo Mercedes Clase S controlar el sistema multimedia. La nueva pantalla central hará las veces de consola con su tecnología OLED de 12,8 pulgadas con controles gestuales, y sustituye a 27 botones físicos. Otras de las novedades que incorporará el cuadro de instrumentos en 3D. Como opción se ofrecen dos versiones diferentes del Head-up-Display (HUD), de modo que el de mayor formato ofrece contenidos de realidad aumentada (AR). Mediante la función Smart Home, se podrán conectar coche y casa.