En el circuito onubense de Monteblanco oímos rugir el  motor de 4 cilindros con turbocompresor y 306 CV . Y después, con el piloto Lucas Ordóñez de instructor, que nos guió por las 18 curvas que componen la pista de 4,43 km de longitud, comprobamos mucho más que su sonido al pisar el acelerador.

Intentando seguir la “estela” del piloto acreditamos que la versión Countryman tiene la garra suficiente para pisar un circuito por sus buenas prestaciones y por su agarre sobre el asfalto, incluso aunque esté empapado por la lluvia. Además, tuvimos la ocasión de realizar pruebas de aceleración, frenada, y habilidad en una zona de curvas entrelazadas entre conos. Aquí la pericia de los conductores se veía mejorada por el chasis, los frenos y la potencia del potente JCW.

 El sistema de frenos deportivos de estas versiones JCW también se ha rediseñado y dispone de discos con pinzas de 4 pistones en las ruedas traseras para garantizar unos elevados valores de frenado en condiciones de uso intensivo. Las pinzas de freno con revestimiento de color rojo en la parte delantera llevan el logotipo John Cooper Works.

En ambos coche, el motor se combina de serie con un nuevo cambio deportivo Steptronic de 8 velocidades, que incluye bloqueo mecánico del diferencial en el eje delantero, un sistema de tracción a las cuatro ruedas ALL4, un chasis diseñado especialmente y modificaciones de refuerzo adicionales para la estructura de la carrocería, la conexión del motor y las fijaciones del chasis.

Las levas de cambio se montan de serie en el volante para efectuar el cambio manualmente. Además, el cambio Steptronic ofrece una función “launch” para acelerar desde cero con una óptima tracción.

La última generación del motor de 4 cilindros desarrollado para los modelos John Cooper Works  mejora la potencia del motor anterior en  75 CV.  El par máximo ha aumentado 100 Nm hasta alcanzar los 450 Nm, y el rendimiento de la aceleración también ha mejorado considerablemente.

El Clubman pasa de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y el  Countryman, en 5,1 segundos, es decir, 1,4 y 1,5 segundos más rápido que los modelos anteriores respectivamente.  El consumo de combustible promedio del Clubman es de 7,1-7,4-l/100 km y en el nuevo Countryman es de 6,9-7,3 l/100 km.

El diseño exterior se ha modificado con los nuevos faros LED con función de luz de carretera Matrix y las luces traseras LED con diseño Union Jack en el nuevo JCW lubman. 

Como parte del equipamiento de serie se incluyen las llantas de aleación ligera John Cooper Works de 18 pulgadas con diseño Black Grip Spoke. También se ofrecen como opción llantas de aleación ligera John Cooper Works de 18 y 19 pulgadas. Además, las extraordinarias prestaciones se reflejan en el diseño específico para cada modelo de los faldones laterales y los faldones traseros independientes con elementos difusores integrados.

 El característico aspecto de coche deportivo del interior de ambos vehículos se debe, en parte, a los asientos con reposacabezas integrados, al volante  con botones multifunción, a la palanca de cambios  y al guarnecido interior del techo de color antracita, todo John Cooper Works, por su puesto. Los precios parten desde los 48.800 euros del John Cooper Works Countryman y desde los 47.300 euros del  John Cooper Works Clubman.