[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=KdWpRTtwFwY&feature=player_embedded]

En una estrategia de Marketing viral de libro, finalmente el duelo que Mini buscaba con Porsche se ha producido a pesar de la reticencia de los del 911 de entrar en juegos de niños. El lugar elegido por los ingleses ha sido el circuito de Road Atlanta, aunque en lugar de usar el trazado habitual se habilitó un recorrido específico en la zona interior del circuito, corto y sin apenas rectas para eliminar la diferencia que a priori tenía el Porsche.

Con su chasis afinado, un peso pluma que limita las inercias y control de tracción, el Mini pretendía batir al Porsche 911 Carrera S, un coche con el doble de potencia propulsión posterior y un reparto de pesos marcado por su motor colgado tras el eje trasero, una configuración nada prometedora para este ratonero duelo letal. El resultado final, dos segundos de ventaja para el icono alemán y una repercusión impagable para el pequeño gentleman británico. Todos salen ganando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here