Al hilo del post de las ruedas de Yokohama con aceite de naranja me ha venido a la mente la disyuntiva del reciclaje de neumáticos, un tema poco tratado y que tiene una vertiente que nos puede permitir ahorrarnos mucho dinero si tenemos que cambiar las ruedas del coche como es mi caso. Los neumáticos seminuevos. 

En plena crisis económica, pocas personas pueden continuar con sus vidas cotidianas sin apretarse el cinturón. La situación hace que recortemos gastos en algunos ámbitos, aunque no en aquellos que son indispensables. Los transportistas por ejemplo no deben recortar gastos en lo que a neumáticos se refiere, ya que son necesario para realizar su trabajo.

Aunque en principio puede parecer que en las ruedas de un vehículo no se puede recortar presupuesto, los neumáticos de ocasión o los seminuevos son una de las mejores oportunidades para ahorrar sin renunciar a la seguridad y comodidad para el particular, además de contribuir a reducir la contaminación ambiental por cierto. Existe una oferta de neumáticos con más del 80% de su vida útil intacta a precios de derribo.

Los precios de los neumáticos dependen de diversos factores. En primer lugar, influyen las dimensiones del neumático. Se debe utilizar el tamaño recomendado por el fabricante de lo contrario, puede verse expuesto a diferentes riesgos y problemas con la ITV.

La casa fabricante del vehículo también tiene influencia sobre el precio final del vehículo. La firma del vehículo adquirido determina el precio de los repuestos y reparaciones. Por lo tanto, los vehículos de gama más alta son los que más cara saldrá su reparación y, también, la adquisición de neumáticos.

El tercer factor es la marca del producto. En este factor es donde el consumidor tiene mayor margen de acción ya que, aunque las dimensiones tienen que ser respetadas, se puede elegir entre adquirir neumáticos de la marca que el fabricante del coche recomienda u optar por adquirir ruedas de firmas menos conocidas pero que prestan una fiabilidad igual a la de las grandes firmas. De esta forma se podrá realizar un ahorro considerable. Si se prefiere ser fiel a una marca, se puede renunciar a que los neumáticos sean de primera mano, disminuyendo así el gasto de manera abrupta.

Parece que hasta el momento la tendencia de los conductores es adquirir los neumáticos en talleres convencionales a los que acuden de manera habitual. El miedo a sufrir una estafa o a adquirir neumáticos o piezas en mal estado hace que los conductores confíen en su establecimiento de siempre. Las tiendas de los grandes fabricantes de ruedas son los lugares idóneos para adquirir neumáticos de ocasión a un buen precio, pero en ellas no es fácil encontrarlos de segunda mano, puesto que no suele ser un producto que los consumidores busquen en este tipo de establecimiento.

Para ello habrá que acudir a especialistas como Neumáticos Km0, una casa que ofrece garantía y variedad a un precio imbatible. En cuanto a su instalación, hay que colocar sobre el mismo eje los neumáticos que presentan el mismo dibujo en la superficie de sujeción. Si se sustituyen sólo dos de los neumáticos, los nuevos tendrán que colocarse en el eje trasero y esta es una norma en la que no todo el mundo coincide pero os aseguro que es la correcta. El eje delantero se puede controlar por medio del volante y la tranferencia de pesos a base de frenos mientras que sobre el eje trasero no tenemos esta capacidad de acción.

La seguridad de un automóvil reside, en gran medida, en la calidad y estado de sus neumáticos. Éstos sirven como indicadores del estado de otros componentes del automóvil. Por ejemplo, por el desgaste de los neumáticos se puede saber si el eje de las ruedas está bien ajustado, la suspensión se encuentra en buena forma o si los frenos responden como debieran. Es decir son el elemento básico para que el resto funcione como se espera. No los descuidemos por favor.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here