Toyota ha exhibido con motivo del Congreso Europeo de la Energía de Hidrógeno el nuevo Mirai. Este modelo, que está en los mercados desde 2014 pero que todavía no había aterrizado en España, ha encontrado una gran oportunidad para presentar sus credenciales en un contexto algo más favorable.

Una buena iniciativa en un mercado español que ya ha empezado a dar pasos en la transición hacia la movilidad sostenible con este combustible, pero que todavía no tiene una estructura suficiente de recarga de hidrógeno.

Desde la propia marca nipona han señalado que en otros países como Francia, Bélgica, Alemania, Reino Unido, Noruega, Estados Unidos o Japón, ya cuentan con planes gubernamentales que permiten que este tipo de vehículos sean una realidad. Por eso, se ha remarcado la necesidad de que las instituciones fomenten este tipo de plataformas, para seguir desarrollando modelos alternativos al combustible.

Por su parte, Hyundai ya ha recorrido camino en este proceso de “hidrogenizar”su gama de vehículos. Ya lanzaron al mercado el Tucson FCV y el siguiente paso es el Nexo, la segunda generación de la marca de sus vehículos de pila de combustible que estará disponible a partir de principios de 2018. Queda mucho camino por recorrer y el Nexo forma parte de un plan para introducir hasta 18 vehículos ecológicos de cara al año 2025.

La llegada del Hyundai Tucson FCEV, junto con los demás vehículos movidos por hidrógeno que han ido apareciendo en el mercado, han puesto en evidencia la necesidad de una completa red de carga de este combustible. Desde la marca corena también han sido críticos con los planes locales: “Regiones como California o Seúl son pioneras en la red de hidrogeneras, que también se van haciendo hueco en países punteros de la Unión Europea y en España, donde se espera llegar a los 20 puntos de carga antes de 2020“, han destacado.

Consejo del Hidrógeno

Trece empresas líderes en los sectores de la energía, el transporte y la industria fundaron en 2017 el Consejo del Hidrógeno. Hyundai, como socio fundador de la iniciativa, mostró así su implicación para posicionar al hidrógeno como una de las soluciones clave de la transición energética de la sociedad del futuro.

El Consejo ha recibido a nuevos miembros hasta sumar los 24 actuales y desde su creación ha impulsado la utilización del hidrógeno en todos los ámbitos. Para conseguir sus objetivos, los integrantes de la formación han focalizado sus esfuerzos en recomendaciones sobre el uso del hidrógeno con unas inversiones anuales de más de 1.400 millones de euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here