La ciudad de la luz está dispuesta a recuperar la calidad del aire y está acometiendo una serie de medidas restrictivas que el resto de grandes urbes europeas analizan con detalle. El último movimiento implica que los coches diésel anteriores a 2006 ya no pueden circular por las calles de París desde este lunes, como tampoco otros vehículos considerados particularmente contaminantes, dentro del programa de prohibición progresiva de todos los motores de combustión en la ciudad.

La prohibición, que se aplica entre las 8 de la mañana y las 8 de la tarde, afecta también a los coches de gasolina matriculados antes de 1997, así como a los camiones y autobuses en servicio antes del 1 de octubre de 2009. Son los que tienen atribuida la categoría Crit’Air 4 por su volumen de emisiones contaminantes, y en el caso de contravenir la norma, serán sancionados con 135 euros en el caso de los autocares y de 68 en el del resto, avisó el Ayuntamiento en su página web.

Los SP exentos

Se han establecido derogaciones para los que están catalogados como vehículos de interés general prioritario y de sevicio público (SP): los de las fuerzas del orden, bomberos, urgencias médicas, militares, coches históricos o de personas con tarjeta de discapacitados.

El ayuntamiento, al frente del cual está la alcaldesa franco-española Anne Hidalgo, ha establecido un plan progresivo de retirada de circulación de todos los vehículos que utilizan combustibles fósiles, que debe culminar con la desaparición total de los diesel en 2024 y de los de gasolina en 2030.

Contaminación y salud

Su principal argumento es que la contaminación atmosférica es responsable de 50.000 muertes cada año en Francia. Según las cifras de Airparif, el organismo que supervisa el estado del aire en el área metropolitana, el transporte es el responsable del 65 % de las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx), del 35-36 % de las micropartículas.

Más allá de la ciudad París, también entraron en vigor este lunes limitaciones en 47 de los 79 municipios del área metropolitana ubicados en el interior de la autopista A86, el gran anillo de circunvalación.

Dentro de lo que se conoce como la Zona de Bajas Emisiones (ZFE en sus siglas en francés) la lista por ahora es menos restrictiva: los diésel anteriores a 2001 y los camiones y autocares matriculados antes de octubre de 2006, así como los de gasolina anteriores a 1997.  En Francia ya existen tres ZFE (en las zonas urbanas de París, Estrasburgo y Grenoble) a las que deberían añadirse una quincena próximamente.