Con los avances tan enormes que ha tenido la tecnología de las baterías de litio para todo tipo de aparatos en este S.XXI era extraño no ver su aplicación al mundo del automóvil pero por fin una marca ha dado el paso. Porsche será el primer fabricante que empleará y ofrecerá esta tecnología, tenían que ser ellos.

Este tipo de acumulador de electricidad  ya comienza a ser utilizada en los modelos más avanzados eléctricos o híbridos, pero hasta ahora no se ofrecía en ningún vehículo como una alternativa a una batería convencional de plomo. Desde enero, la marca alemana la ofrecerá, como opción eso sí, y nada barata por cierto, para los clientes de sus modelos 911 GT3, 911 GT3-R y el nuevo Boxster en su versión Spyder. El precio que deberán pagar por esta innovadora opción es de 2.092 euros, aunque si tienen que cambiarla por avería su precio con impuestos será de 2.436 euros.

La nueva batería ofrece unas dimensiones menores que una tradicional. Mientras que su longitud y su anchura son similares, su altura es 70 milímetros menor. Pero lo mejor es la comparación referida a su peso. La nueva de ion-litio de Porsche pesa 6 kg., lo que supone una reducción de 10 kilos con respecto a una de las empleadas hasta la fecha. Y esta es la razón principal para su empleo en un coche deportivo como es el caso de los modelos de Porsche.

La eficiencia de las nuevas baterías es muy superior a las de plomo. Mientras que una convencional tiene normalmente cerca de un 30% de su capacidad disponible en todo momento, en el caso de las de ion-litio esta cifra llega al 100% de manera permanente. Y otra mejora es que la capacidad para ser recargada es muy superior a la de una de plomo al tener una resistencia interna mucho menor.

Eso si, los clientes que adquieran su capricho con esta opción verán que se les entregan las dos. La batería de ion litio ofrece una utilización perfecta en condiciones normales, pero cuando las temperaturas son muy bajas su capacidad para arrancar se ven limitadas. La batería de ion-litio de Porsche está formada por una fina capa de carbón y fosfato de hierro, con una película cerámica humedecida por el electrolito. Otros fabricantes recurren a una combinación  de óxido de manganeso, óxido de cobalto o níquel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here