Porsche va a invertir decenas de millones de euros en la nueva empresa Cellforce Group GmbH como último paso en su ofensiva eléctrica. El fabricante de vehículos deportivos amplía así su papel de liderazgo tecnológico en el campo de la movilidad eléctrica. Porsche y Customcells producirán celdas de alto rendimiento para baterías en el Centro de Desarrollo de Weissach. 

La celda de la batería es la cámara de combustión del futuro. Como nueva subsidiaria de Porsche, Cellforce Group será fundamental para impulsar la investigación, el desarrollo, la producción y las ventas de celdas de alto rendimiento para baterías”, comenta Oliver Blume, Presidente del Consejo de Dirección de Porsche. 

El objetivo es desarrollar celdas de batería específicas para las aplicaciones más exigentes, y la planta de producción pretende alcanzar una capacidad mínima anual de 100 MWh. Esto equivale a baterías de alto rendimiento para 1.000 vehículos. 

La química de las nuevas celdas de alto rendimiento se basa en el silicio como material del ánodo. Con este material, ahora parece posible aumentar significativamente la densidad de potencia en comparación con las baterías actuales. La batería puede ofrecer el mismo contenido de energía con un tamaño más pequeño.

La nueva química reduce la resistencia interna de la batería. Esto le permite absorber más energía durante la fase de recuperación y, al mismo tiempo, ofrece un rendimiento mejorado para una carga rápida. Otra característica especial de las celdas desarrolladas por Cellforce es que puede soportar altas temperaturas.