Con una estética revolucionaria que al natural enamora y una capacidad de personalización casi sin límite el nuevo modelo urbano de Opel, el Adam, llega dispuesto a competir de tú a tú con lo más granado del segmento. Un alto componente tecnológico redondea una apuesta que nos parece 100% ganadora y parte de los 13.650 euros. Nos trasladamos hasta Lisboa para tener la primera toma de contacto con el insurrecto Opel Adam, un modelo que viene a romper con todo lo establecido por la filial de General Motors en Europa en los últimos años y que llega con un arsenal estético, decorativo, tecnológico e incluso mecánico (en unos meses), con el que atraer a un público que nunca antes se había planteado comprar un Opel.

El Opel Adam, que recordemos que toma su nombre ni más ni menos que del fundador de la marca, es una pieza clave de la agresiva ofensiva de producto que la marca del rayo está llevando a cabo. Junto con su hermano el Mokka, un pequeño SUV de gran sugestión, este urbanita se presenta como un vehículo que va más allá de la utilidad pura para ofrecer un punto más en todos los aspectos en uno de los segmentos de moda, el de los urbanos chic, que junto con el de los SUV comedidos está experimentando crecimientos del 15%.

Con una relación precio-producto que prometen muy favorable, y los 12.080 euros de precio de partida con el Plan Pive son un gran argumento (13.650 oficiales), el Opel Adam va a necesitar de una nueva forma de venta por parte de la red comercial de la marca, ya que para empezar será muy complicado que cualquiera de los coches que salgan de la línea de producción en Eisenach  del Adam sea igual a otro. Con hasta 30.000 combinaciones posibles entre los 12 colores, los 3 acabados, las 31 llantas, las 4 terminaciones, las 19 molduras,  las 6 tapicerías, los 4 techos, los 6 adhesivos, etc., la tarea en el configurador online será titánica, totalmente subjetiva y cosa de cada cliente.

El objetivo del Opel Adam es muy claro, quiere ser un duro rival del Mini, del A1 y del Fiat 500, los tres cocos del segmento en los que se ha inspirado. Puede que no tenga el “alma” que les otorga su histórico pasado a dos de ellos, pero sin duda alguna estamos ante un modelo mucho más fresco, con un tamaño a medio camino y con un comportamiento dinámico que supera con creces al del italiano y se acerca al del inglés, con algo más de confort y no tanta precisión claro. Algo así como un calco del modelo alemán con menos seriedad vamos.

Un Adam para cada ocasión

Las mecánicas diesel se han desestimado dado el enfoque eminentemente urbano, ya que la labor de los sistemas ecoFLEX promete aquilatar los consumos. El motor más ahorrador será el 1.2 de 70CV con un consumo homologado en ciclo combinado de 5,0 litros/100 kilómetros y unas emisiones de CO2 de 118 g/km. Y aunque el bloque 1.4 (87 ó 100CV) es suficientemente honroso para hacer del Adam un modelo divertido, la llegada de los modernos bloques tricilíndricos, las versiones movidas por LPG y la caja de cambios de 6 marchas en 2013 es un hito muy relevante que permitirá tener un coche 100% del S.XXI.

El Opel más chic y urbanita de todos los tiempos tan sólo se comercializará con una carrocería de tres puertas y cuatro plazas y un maletero limitado a 170 litros (abatiendo los asientos traseros el espacio llega a  484 litros), y la mayor de las críticas viene por el lado del espacio, ya que la habitabilidad de sus 3,7m de longitud podría ser algo más holgada. La calidad y terminaciones del habitáculo son sin embargo de las mejores que se pueden encontrar en la marca en este momento, y con un diseño precioso.

Este modelo ha sido el elegido para estrenar el nuevo sistema de conectividad IntelliLink, basado en una pantalla táctil de 7” y con la capacidad de conectarse con smartphones y tablets Android y Apple iOS. Este dispositivo integra las funcionalidades de navegación y entretenimiento con un racional precio de 310 euros, y la verdad es que da una gran imagen y es de manejo muy intuitivo. Contar en el equipamiento de serie con alerta de ángulo muerto es otra de las cosas que nos ha encantado del Opel Adam, tanto como la dirección asistida con modo CITY para uso callejero.

Una vez en marcha lo que más llama la atención del Adam es lo bien asentado que va gracias a sus holgados 175cm de ancho, más que el Mini o que su hermano el Corsa (qué por cierto seguirá siendo el modelo más accesible de Opel) y junto a la buena insonorización del habitáculo, los desplazamientos por cualquier carretera no serán ningún problema para este urbano tan estiloso. Las llantas de 17 pulgadas mantienen a la perfección el equilibrio entre confort y agarre necesario, y de las dos configuraciones posibles del chasis, confort o sport, la deportiva nos ha parecido la más acorde con el espíritu del coche.

Circulando por las calles de la colonial capital lisboeta el entretenimiento de buscar las diferencias entre cada unidad del Adam con la que nos cruzábamos resulto un juego de nunca acabar, y en un mercado cada vez más estandarizado creemos que ahí reside el gran valor de este coche. Un producto de calidad y hecho a la medida de cada cliente que promete dar mucho que hablar y proporcionar una sonrisa cada vez que su dueño se siente a sus mandos.

Nuestra nota: 8,1 (a revisar cuando lleguen las nuevas mecánicas)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here