A principios de 2011 el SUV más polivalente de Chevrolet se sometía a un lavado de cara y a una serie de mejoras técnicas para posicionarse como una de las opciones más interesantes del segmento compacto por su amplitud y ajustado precio. Veamos cómo se comporta el Captiva. Hay que reconocer que el lavado de cara al que se sometió el SUV de Chevrolet de 7 plazas para el mercado Europeo (ahora tienen en la gama también el pequeño Trax)  era muy necesario, pues estamos ante un vehículo construido sobre la plataforma ligera GM Theta que comparte con el Opel Antara y que ya tiene unos cuantos años a sus espaldas, aunque sigue destacando por una gran solvencia a buen coste.

El rediseño estético del modelo con el sello americano ha conseguido hacerle ganar en musculatura y personalidad, con un frontal que transmite más masculinidad y con unas formas generales más armoniosas, especialmente si se montan las bonitas llantas de 19 pulgadas de las fotos. El cambio respecto al modelo que llegó a nuestro mercado hace 6 años no es nada radical, pero sin duda alguna consigue mucho efecto visual.

El robusto plástico que sigue protegiendo los bajos de la carrocería del Chevrolet Captiva nos recuerda que estamos ante un SUV capaz de hacer verdaderas incursiones fuera del asfalto, tomando el testigo de un modelo tan legendario en nuestro país como era el Opel Frontera, un verdadero 4×4 del que no ha perdido todo el espíritu. En este sentido, sin contar con reductora, el SUV de Chevrolet incorpora un asistente de arranque en pendiente y control de descensos, sistema de gran ayuda en campo para arrancar en cuestas deslizantes y bajar paredes que a priori parecen demasiado pindias.

Las mecánicas que dan vida al Captiva se han refinado en busca de una mayor eficiencia con una importante ganancia de potencia y agrado de uso en el caso de las versiones diesel como la que hemos probado. Basadas en un único bloque que aumenta su cilindrada de 2 a 2,2 litros, las versiones de gasóleo pueden ofrecer 163 ó 184CV, una ganancia de más de 30CV respecto a la anterior generación que se nota en todo momento.

Nuestra unidad de pruebas es la versión básica con tracción delantera, un coche que parte de los 29.160 euros y que se muestra sobrado de potencia para un uso normal, siendo la versión más potente sólo recomendable para aquellos que se decanten por el cambio automático o vayan a usar el captiva a plena capacidad de carga asiduamente. Nuestro modelo hace el 0 a 100 en 9,9 segundos y consume 6,6 litros a los 100 de media oficial, emitiendo 175g/Km de CO2.

Cambios sutiles y efectivos

Entre las mejoras técnicas experimentadas por la última generación del Captiva una dirección hidráulica con asistencia eléctrica de tacto mejorado aunque algo insensible es uno de ellos. Además el chasis ha sido reforzado y el ajuste de las suspensiones revisado, variando los tarados de muelle, amortiguador y barras estabilizadoras en busca de una mayor precisión de guiado. La capacidad de bacheo y absorción de la anterior generación ya me sorprendió, y tengo que reconocer que el ajuste entre confort, calidad y contención del balanceo sigue siendo muy bueno, aportando una sensación de rodar de calidad que se agradece en todo momento.

A España llegarán tres acabados diferentes, LS, LT y LTZ. Desde el más básico ya se ofrece un nivel de equipamiento bastante completo, aunque las siete plazas son exclusivas de las dos terminaciones superiores. Todos los acabados llevan ahora freno de mano eléctrico que, además de liberar espacio en la consola central, cuenta con la mencionada función de ayuda para arrancar en pendientes. Respecto a los acabados son muy solventes, con una simpleza de líneas que busca la durabilidad de todos los elementos para soportar un trato familiar exigente.

Nuestra unidad era un Captiva 2.2 diesel LT  que incorporaba de serie la tercera fila de asientos, sensores de lluvia y de iluminación, climatizador automático, navegador integrado con videocámara de visión posterior, sensores de aparcamiento, tapicería mixta de tela y piel y volante y pomo del cambio de cuero. Una dotación completísima para uno de los SUV compactos más amplios y versátiles (mide 4,7m) que se posiciona con ello en un escalón aventajado respecto a la competencia.

Nuestra nota: 7,9

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here