Con un consumo de 4,5l/100 y unas emisiones de apenas 119g/Km de CO2, el BMW 520d Efficient Dynamics se sitúa a la cabeza del ahorro energético entre las berlinas de representación y entra en batalla directa con las berlinas premium más eficientes del segmento E, el Audi A6 3.0TDI de 204CV que juega la baza de sus 6 cilindros, y el Jaguar XF 2.2D y su espectacular diseño y buen precio, modelos con los que hemos alcanzado una alta satisfacción al volante en nuestras últimas pruebas.

Para conseguir su gran desempeño mecánico el  “coco” de BMW recurre a una aerodinámica mejorada a base de paragolpes activos y llantas tipo turbina, unos desarrollos más largos del cambio y un volante de inercia menor. En perfecto matrimonio con estas contramedidas, su motor de 4 cilindros, 184CV y 400Nm le permite presentar unas cifras de infarto, y gracias a su sistema Select Drive (de serie) dispone de tres personalidades diferentes según se seleccione el modo de conducción sport, confort o ecopro. Tres coches en uno vamos.

Todas estas artimañas traen consigo un consumo medio homologado de 4,5 litros cada 100 kilómetros (0,4 litros menos que la versión normal), una cifra que en conducción real y nada conservadora se queda en unos alucinantes 6,5 litros, así que extraer más de 1.000Km de autonomía de su depósito de combustible es un juego de niños. Y todo ello firmando unas prestaciones dignas de deportivos de hace apenas un lustro, ya que el BMW 520d EfficientDynamics  adelera de 0 a  100 km/h en 8,2 segundos, y su velocidad máxima es de 231 km/h.

Estos datos se consiguen con el habitual tacto de conducción de la casa de la hélice, es decir con una dirección directa y precisa, un tarado de suspensiones en el que la rigidez es la norma y las inclinaciones de la carrocería inexistentes y unos frenos de tacto contundente y muy dosificable. Y todo ello sin perder de vista que hablamos de una berlina de 1.700Kg pero que en la práctica, y una vez seleccionado el modo sport, parece mucho más liviana y manejable.

Al volante del BMW 520d uno se siente parte de la conducción y rodeado de lujo desde el primer momento. La posición de conducción es perfecta, los asientos envuelven como guantes y los acabados se sitúan al exquisito nivel al que la casa de Múnich nos tiene acostumbrados. El sistema Stop&Start funciona con suavidad y celeridad para que en cada detención el ambiente en el interior de esta berlina sea de sosiego total y absoluto. Su terreno predilecto serán las autovías, autopistas, y en este escenario los desarrollos escogidos permitirán cruceros ilegales con consumos de risa, ya que a 100Km/h el motor apenas gira a 1.500rpm.

En los 40.700€ de factura inicial del BMW 520d Efficient Dynamics (que lo sitúan por encima del Audi y el Jaguar pero por debajo del Mercedes Clase E, el contrincante que nos falta) se incluyen seis airbags, asistente para el arranque en cuesta, control de crucero con función de frenado, control de frenada en curva, indicador de presión de neumáticos, indicador de marcha idónea, volante multifunción,  asientos delanteros eléctricos,  sensor de lluvia,  pantalla en color de siete pulgadas y llantas de aleación de 17 pulgadas.

La prueba completa y mucho más en ESD.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here