Audi-A1spback

El urbano de Audi ha alcanzado la madurez, y con la versátil carrocería Sportback de 5 puertas y el omnipresente bloque 2.0TDI de 143CV demuestra que aspira a todo. Imagen, polivalencia y una excelsa capacidad rutera hacen del A1 un producto 100% Premium. El segmento de los ciudadanos ha estado dominado con mano de hierro por Mini durante muchos años, pero desde la llegada del Audi A1 las cosas se le han complicado mucho al “chico guapo con traje inglés”. El urbano de los cuatro aros trajo bajo el brazo una estética muy deportiva, una buena capacidad de personalización y un chasis con un gran reparto de pesos que aportaba casi tanta deportividad como el británico. Y todo ello con bastante más calidad percibida que aquel.

Para acompañar ese plantel había que dotar al conjunto de una mecánica a la altura, y con el Mini Cooper SD en el punto de mira los ingenieros de Audi no se lo pensaron dos veces y copiaron la fórmula del Seat Ibiza FR para implantar el omnipresente bloque 2.0 TDI en el vano motor de su modelo más pequeño. Con 143CV y 320Nm de par las prestaciones son de primer orden, y hasta cabe preguntarse qué sentido tiene alojar mecánicas de tanta enjundia en modelos con claro enfoque ciudadano. Si hasta una Seat Alhambra de 7 plazas se mueve con soltura con este motor…

Sin duda alguna una buena mecánica de gasolina como el 1.4 TFSI hace mejor pareja con un como el A1 que quiera abrazar la deportividad, dotándole además de mayor agilidad en el eje delantero gracias a su menor peso, pero hay que reconocer que el resultado de meter un gran bloque diesel en un coche tan pequeño y equilibrado es sorprendente. La autonomía supera los 1.000Km con facilidad gracias a un depósito de más de 45 litros y a un consumo medio homologado de 4,1 litros a los 100, y las recuperaciones te dejan pegado al asiento en cuanto se hunde el pie derecho en el acelerador.

Audi-a1-sportback-int2

Ahí tienen mucho que decir sus 1.290Kg de peso declarado, que también son responsables de una aceleración de 0 a 100 en menos de 9 segundos, y el cambio manual de 6 marchas se muestra perfectamente escalonado para aprovechar toda la fuerza disponible. Las reacciones son algo subviradoras, pero la sensación de poder acompaña en cada adelantamiento o incorporación con una sonrisa continuada en la cara del conductor.

Genes dinámicos

El setup del chasis del A1 Sportback 2.0 TDI prima la dureza frente al confort para asimilar semejante potencial, y los clientes deben tener muy claro por qué tipo de coche han optado si no quieren acabar agotados. Y por mucho que disponga de 5 puertas las plazas traseras sólo resultan aptas para desplazamientos interurbanos y para facilitar su uso con sillas infantiles, ya que el respaldo ha sido situado muy vertical para aprovechar toda la altura posible y restar el mínimo espacio a su exiguo maletero, de apenas 270 litros, con lo que resultan algo incómodas.

Acceder a tanto placer y distinción tiene sin embargo un elevado coste, y a los 24.150€ de precio base de esta versión del A1 Sportback le podemos sumar infinidad de caprichos como los que llevaba nuestra unidad de pruebas (paquete deportivo S-Line con llantas de 18 pulgadas, navegador, inserciones cromáticas en salpicadero y un largo etc.) que hacen que la factura se hinche en más de un 50% sin despeinarse. La calidad de acabados y la capacidad de representación son de lo mejor del segmento sin duda, pero las cifras invitan a pensárselo, pues no se puede olvidar que modelos como el Citroën DS3 o el Alfa Romeo Mito también quieren su cuota.

Audi-a1-sportback-1

Nuestra Nota: 7,7

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here