La casa de los aros ha dado una vuelta de tuerca a su bloque diesel V6 para convertirlo en el más eficiente de su clase con un espectacular consumo de tan sólo 5,1 litros a los 100. Los adelantos en materia de seguridad y tecnologías de ayuda a la conducción como el control de crucero activo, el asistente de cambio de carril y los avisadores de ángulo muerto o el headup display con reconocimiento de señales, sitúan a este modelo entre los mejores de su clase, pero es difícil buscar una diferenciación clara en este segmento cuando los avances de la competencia son igual de contundentes, así que el Audi A6 3.0 TDI de 204CV se ha desmarcado por el lado de los costes, ya que tanto su precio de adquisición como sus costes diarios se reducen considerablemente en esta eficiente versión.

Para los más exquisitos no se pierden de vista las infinitas posibilidades de personalización y distinción a través de su extensa lista de opciones, y el lujo más desmedido o la carga tecnológica más deslumbrante están a disposición de los clientes del Audi A6. Conseguir comercializar un coche con la capacidad prestacional y de eficiencia que ha hecho la marca de los aros con este modelo es sin embargo fruto de más de 100 años de evolución automovilística.

Gracias a su efectiva tracción Quattro y un diferencial de corona más ligero unido a una transmisión Multitronic de 8 marchas también más liviana que el Tiptronic de convertidor de par usado hasta la fecha, el Audi A6 3.0TDI 204CV combina magistralmente fuerza y economía en la misma medida, convirtiéndose en un vehículo con varias personalidades según se configure el elemento diferenciador que es el Select Drive en sus diferentes programas, siendo el Efficiency la novedad de esta berlina.

Consumos anti crisis

Gracias a una gestión energética lo más ahorradora posible, cuando se selecciona esta función en el Select Drive, la magia de la electrónica entra en funcionamiento y configura todos los elementos del Audi A6 en modo economizador, consiguiendo homologar consumos hasta un 25% más bajos que en modo normal. Entre las cosas que el conductor percibe al activar este modo lo primero es que el acelerador pierde inmediatez y el motor no entrega toda su potencia, el cambio realiza las transiciones entre marchas al régimen más bajo posible y la climatización reduce su intensidad al mínimo para mantener temperaturas en torno a 20 grados.

El resultado sorprende con un consumo homologado récord del segmento de 5,1 litros a los cien y 133g de CO2 por Km de emisiones, y la versión híbrida todavía supondrá un escalón más que se tiene que unir a la más sencilla de todas, aquella con el apellido e que recurrirá al bloque 2.0TDI para bajar de los 5 litros.

La prueba completa  y mucho más en ESD.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here