BMW-X1-1

La firma bávara tiene en el X1 un modelo lleno de personalidad que con la evolución más potente del bloque diesel de dos litros se convierte en un arma de precisión en carretera, todo ello sin renunciar a la mutabilidad de su configuración SAV (Sport Activity Vehicle)y con la estampa más deportiva de la competencia. Cuando uno se planta delante de un BMW X1 Xdrive25d cuesta adivinar en qué segmento se encuadra, ya que su silueta engaña y no sabes si tienes ante ti un compacto agrandado, una berlina reducida o un todocamino con las medidas justas. La realidad es que este coche cumple a la perfección con cualquiera de las definiciones, y en su interior el espacio habitable es idéntico al del Serie 3 familiar, llegando a superar en capacidad de maletero a todo un ídolo del segmento como es el Volkswagen Tiguan.

Es probable que la definición de crossover cuadre más con el espíritu del X1, una especie que en BMW llamaron Sport Activity Vehicle (SAV) y que arroja como resultado el SUV más deportivo de cuantos podemos encontrar en el mercado. Su mayor altura libre al suelo está muy bien integrada y apenas influye en su comportamiento, con lo que a la hora de conducir al ataque las prestaciones, las inercias y la eficiencia son perfectamente comparables a las de la berlina o el compacto Serie 1, con una clara ventaja en este sentido frente a su hermano mayor, el BMW X3 y su cada vez mayor diferenciación hacia la parte alta de la tabla.

Con ello y con todo, la relevancia de la gama X para la firma de Munich es total, pues después de 13 años del lanzamiento del BMW X5, que fue complementado por el X3 en 2004 y por el X6 en 2008 antes de la llegada del pequeño X1, la marca ha vendido más de 1 millón de unidades de esta prolija familia, y actualmente el 25% de los modelos vendidos por BMW lleva el apellido X y la tracción integral.

Dado du poderío mecánico y dinámico, el combinado que resulta de montar el inacabable bloque diesel de 4 cilindros y 2 litros en su máxima expresión en el BMW X1 unido a la tracción integral XDrive da como resultado uno de los coches más atractivos a los que se puede optar en su categoría, máxime si además se combina con la precisa caja de cambios automática de 8 velocidades Steptronic, como era el caso de nuestra unidad de pruebas. Hablamos de un automóvil con mayúsculas capaz de proporcionar todo tipo de satisfacciones al volante y que además permite incursiones fuera del asfalto, aunque entonces no es recomendable montar el paquete M, ya que limita sus posibilidades.

BMW-X1-int

Encontrar un rival a la altura mecánica del BMW X1 Xdrive25d es complicado, pues la competencia se conforma con potencias en el entorno de los 180CV cuando hablamos de bloques de 2 litros, suponiendo pues un paso de distinción innegable el contar con una mecánica turboalimentada  de 218CV y 450Nm de par bajo el capó. Por si fuera poco se permite el lujo de consumir menos de 6 litros a los 100, una cifra espectacular en la que colaboran todos los elementos del Efficient Dynamics. El X1 pesa prácticamente lo mismo que un Serie 3 familiar equiparable (1.500Kg), por lo que no es de extrañar que las prestaciones y la respuesta mecánica sean tan parecidas.

La tracción total se combina a la perfección con el bloque diesel y su enorme fuerza a cualquier régimen, creando un coche ágil como un GTI en carreteras de montaña y estable como una berlina en vías rápidas. El sistema integral Xdrive le otorga un paso por curva mayor que la versión de tracción trasera, y aunque ello suponga una pequeña merma en pilotaje deportivo pura, transmite al conductor una seguridad de marcha muy elevada y permite una conducción mucho más efectiva en cualquier condición de agarre del asfalto.

A nivel práctico el BMW X1 monta un respaldo de las plazas traseras que se puede abatir por partes (40/20/40) y también se puede reclinar hasta 30º para ganar capacidad de maletero según las necesidades. El volumen de carga varía desde los 420 litros hasta un máximo de 1.350 si inutilizamos las plazas posteriores, y la comodidad está asegurada para todo el pasaje a pesar de que las suspensiones tienen esa dureza innata a todo BMW que en el caso de las versiones M puede llegar a resultar excesivo para muchos clientes.

BMW-X1(4)

A nivel tecnológico el BMW X1 Xdrive25d equipa componentes de última tecnología, como el sistema de control dinámico de estabilidad DSC con control dinámico de la tracción DTC y, en opción, puede disponer de un sistema de control dinámico del rendimiento de los frenos. Para sus aventuras fuera del asfalto incorpora control de descenso de pendientes (Hill Descent Control) e indicador de presión de neumáticos, y las luces adaptativas son el mejor aliado en conducción nocturna. El navegador de última generación con mando iDrive, los asientos deportivos, el techo panorámico, o la cámara de visión trasera harán la vida a bordo más placentera.

Nuestra nota: 8,9

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here