Renault-ZOE

El cuarto modelo 100% eléctrico de Renault se convierte en el primer coche eléctrico apto para todo el mundo. Con un precio que puede partir desde 13.650 euros el ZOE es además una opción asequible y realista para ejercer las funciones de segundo coche familiar. Lo primero que sorprende al comprobar la oferta de vehículos eléctricos del grupo Renault, 4 modelos ya bajo el escudo del rombo tras la incorporación del ZOE a los que hay que sumar el Nissan Leaf, es que la propia empresa considera que para 2020 el 90% de la oferta del mercado de automoción se basará en modelos con motor a explosión. Y a ello hay que sumar un escenario económico que no puede ser más adverso para aventuras de este tipo.

Con ello y con todo Renault es la marca que más fuertemente apuesta por esta tecnología del futuro sostenible que son los coches eléctricos, y el resultado conseguido con el ZOE les da la razón. Estamos ante un vehículo del segmento B que condensa en 4 metros la más alta tecnología con cero emisiones, hasta 210Km de autonomía, un sistema de recarga rápida, un confortable habitáculo para 5 ocupantes con un silencio de rodadura sin rival y un capaz maletero de 380 litros digno de un compacto.

Tras haber probado los 3 modelos previos que conforman la “plantilla eléctrica” de Renault, y tomándolos personalmente como primeros pasos en el camino de acercar el vehículo eléctrico al gran público, la semana pasada nos trasladamos a Lisboa para ponernos a los mandos del nuevo ZOE, el primer modelo exceptuando al peculiar Twizy, que ha sido desarrollado desde cero como un coche urbano eléctrico, razón por la cual su resultado es tan satisfactorio.

IMG_2130

El nuevo urbanita eléctrico de Renault incorpora diversos sistemas de optimización de energía que han conseguido llevar la autonomía a unos límites que acaban con la “ansiedad del alcance” inherente a estos modelos. La bomba de calor independiente consume 1/3 de la energía para acondicionar el habitáculo, el sistema de recuperación de energía en frenadas recupera más y mejor en todo momento, y el empleo de neumáticos específicamente desarrollados por Michelin de bajo coeficiente de rozamiento  (responsable de hasta un 30% del consumo) han conseguido homologar 210 kilómetros de recorrido disponible.

Cargador y conductor inteligentes

Otro de los puntos clave en la utilización diaria del Renault ZOE es su sistema de recarga. Con el nombre de “Camaleón”  en el maletero hay un cargador inteligente que permite recargar el 80% de la batería en un plazo de solo 30 minutos, siempre que la toma de energía sea de alta capacidad (43 kW). Este cargador tiene la contrapartida de que sólo puede ser recargado en un enchufe específico para coches eléctricos, el llamado Wall Box, un elemento que Renault venderá (por 1.000€) cuando se compre el coche para que se instale en el garaje particular.

La toma eléctrica sobre la que se puede instalar varía entre los 3 y los 43 kW, y la recarga completa puede llevar hasta 9 horas en el peor de los escenarios, pero diversos estudios europeos sobre hábitos de recarga confirman que el 90% de ellas se realizarán en el wall box particular, entre 2 y 3 veces por semana de manera completa en el caso del ZOE dada su autonomía, ya que los mismos estudios dicen que el 87% de los desplazamientos diarios son de menos de 60Km.

IMG_2105

Con ello y con todo el conductor sigue siendo la parte más importante del puzle de la eficiencia, y como dice otro estudio de la Comisión Europea, según el tipo de conducción que éste desarrolle puede conseguir aumentos superiores al 20% del rango de alcance practicando una conducción anticipativa y aprovechando el freno motor y las aceleraciones contenidas. A pesar de ello el ZOE tiene un modo de conducción normal y otro ECO que permite aumentar un 10% la autonomía a base de reducir la potencia disponible y mejorar la gestión de todos los elementos periféricos.

La silueta del ZOE está marcada por las baterías, el gran elemento condicionador de los coches eléctricos. En este modelo suponen un lastre de 290 kilos que va situado en el suelo del coche, lo que consigue un reparto de masas muy equilibrado y un centro de gravedad más bajo y dota al urbano eléctrico galo de un comportamiento dinámico más deportivo de lo esperado. A pesar de que a primera vista parece estrecho y alto, el pequeño ZOE pisa de manera firme, con un tarado de suspensión ciertamente rígido y una dirección muy ágil que permite una conducción “conectada”.

A este comportamiento dinámico se suma una aceleración de 0 a 50Km/h por debajo de los 4 segundos, la típica salida de semáforo que el ZOE efectúa como un pequeño deportivo gracias a su Par máximo instantáneo. La velocidad máxima está limitada a 135Km/h, ya que en cuanto salimos a carretera abierta los requerimientos de energía para vencer la fuerza aerodinámica se funden la batería a mucha mayor velocidad. Con ello y con todo el comportamiento en estas circunstancias sigue siendo muy satisfactorio, con buen aplomo y silencio de rodadura, y Renault asegura que en las peores condiciones la autonomía nunca bajará de 80Km. Nosotros conseguimos sacar más de 140Km con una utilización mixta muy real, sin entorpecer para nada el tráfico.

IMG_2137

El Renault ZOE llega a nuestro mercado en mayo, y la versión de acceso parte de 21.250€. A esta cantidad se le podrán descontar los 2.000€ del Plan PIVE II y, previsiblemente, otros 5.500€ que el Gobierno ya ha aprobado como ampliación del Movele para los eléctricos. Esto deja su precio con ayudas en 13.650€, una tarifa equiparable a la de un Clio IV a igualdad de equipamiento y motorización. A ello hay que sumar el alquiler de las baterías, que será de unos algo elevados 79€/mes para 12.500Kilómetros al año. Es una opción cara todavía, pero el producto ya es altamente satisfactorio.

Nuestra nota: 8,6

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here