toyota-yaris-hybrid-5

El híbrido más pequeño y asequible de Toyota está llamado a revolucionar el segmento B con su tecnología. Estamos ante el primer modelo de su tamaño que permite a los clientes elegir entre tres tipos de motores: gasolina, híbrido o diésel. El Yaris se ha convertido por derecho en el modelo más vendido de la firma nipona en el viejo continente, con 2,5 millones de unidades acumuladas desde su lanzamiento, y la llegada de la variante híbrida no ha hecho más que añadir atractivo a la gama, máxime con los 15.900 euros de precio de su oferta de lanzamiento, dejando a este tecnológico urbanita al alcance de muchos bolsillos.

El Toyota Yaris HSD se posiciona como el tercer modelo híbrido que la casa japonesa ha lanzado en Europa tras el pionero Prius y el compacto Auris. Su llegada ha conseguido que este ciudadano sea de los más eficientes del segmento con sus 3,5 litros de consumo medio y 79 gramos de CO2 por Km, y la verdad es que se nota que el concepto híbrido toma todo su sentido con este tamaño de coches enfocados a un uso eminentemente urbano, donde se pueden extraer todas las ventajas de su tecnología.

Lo más interesante del Yaris electrificado es que estrena una mecánica más simple y compacta que la del Prius y el Auris, una solución clave que permite abaratar los costes y mantener la misma habitabilidad y capacidad de maletero que las demás versiones. En total, el conjunto mecánico pesa 201 kilos, 42 menos que en los Auris y Prius, y es también más compacto. La batería es de níquel en vez de litio y con menos capacidad para abaratar costes. Pesa 11 kilos menos y es un 20% más compacta, lo que permite colocarla bajo los asientos traseros y no robar espacio habitable.

Toyota-Yaris-hybrid

En los atascos, el Yaris HSD saca pecho como ninguno, y su suavidad y silencio de rodadura se convierten en la mejor baza para los conductores más exigentes, consiguiendo consumos muy ajustados y sentir que llevamos un coche diferenciado. Una vez en carretera abierta las limitaciones vienen fundamentalmente por el lado de su transmisión CVT, que es como la de los scooters y eleva mucho la sonoridad a regímenes elevados a pesar de que ha sido modificada.

El Toyota Yaris híbrido es el segundo modelo de la marca que incorpora la tecnología híbrida HSD, lo que implica contar con un sistema combinado de propulsión formado por dos bloques. Un motor de gasolina de ciclo Atkinson basado en el bloque de la segunda generación del Prius con 1.5 litros de cilindrada eroga 74CV de potencia (111Nm de par). Otro motor eléctrio adosado a la transmisión automática por variador genera 60CV más, pero cuando actúan conjuntamente la potencia máxima es de 100CV.

La conducción más respetuosa

Las prestaciones son a pesar de todo contenidas y cuesta “encontrar” esa cifra de potencia. El 0 a 100 km/h lo hace en 11,8 segundos y la velocidad máxima es de 165 km/h, pues se prima el poder superar los 1.000 km de autonomía con un depósito lleno por encima de cualquier otro desempeño, y la realidad es que esto se nota en el uso diario, con un deslizamiento mayor de lo esperado por parte del cambio CVT al menor requerimiento enérgico sobre el acelerador.

Toyota-Yaris-hybrid-interior

A pesar de que el Yaris Hybrid destaca también por sus nulas emisiones de partículas (PM) y mínimas de óxidos de nitrógeno (NOx), dos contaminantes asociados al gasóleo que afectan directamente a la calidad del aire, el  conductor puede seleccionar un modo de conducción Eco que alarga electrónicamente el recorrido del acelerador para gastar menos, y dispone también de un botón EV para uso 100% eléctrico con una autonomía máxima de 2Km.

La estética futurista del Yaris HSD es sin duda otra de sus ventajas frente al resto de la gama. Su silueta le asemeja más con una versión deportiva que con una de bajo consumo, gracias a la nueva parrilla y parachoques y a otros detalles específicos como las bonitas llantas o los aditamentos laterales. Además de reforzar su estampa, estos complementos mejoran la aerodinámica, con un Cx que baja de 0,29 a 0,28.

En el interior también se ha buscado conseguir un habitáculo diferenciado, y lo más llamativo son las nuevas molduras  blancas de un peculiar material con toques azules dispersos por costuras y otros detalles. La miniaturización de los componentes del sistema híbrido es sin embargo la gran conquista del Yaris Hybrid, que mantiene las cinco plazas y el maletero de 286 litros de los modelos convencionales, y pesa 1.085 kilos, solo 30 más que el turbodiésel. 

Toyota-Yaris-hybrid-4

Estamos pues ante un modelo que se enfoca a un uso ciudadano y se posiciona con un halo tecnológico y de diferenciación que ningún otro rival puede ofrecer, donde sólo el Honda Jazz se le acerca con una propuesta que sin duda no llega al nivel ni la solvencia del Yaris HSD a pesar de su cambio, que es lo que más desentona en un conjunto muy conseguido. La ajustada factura y un completo equipamiento redondean un modelo que convencerá a los conductores concienciados con el medio ambiente y a los más tekis.

Nuestra nota: 7,9

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here