volkswagen-up

Con un 60% de piezas comunes, es decir una base mecánica idéntica, el último producto urbano del grupo Volkswagen busca la diferenciación entre las 3 marcas que lo comparten a base de posicionamiento. Nos hemos puesto a los mandos de los últimos modelos enfocados 100% a un uso ciudadano de Volkswagen, Seat y Skoda, la tríada compuesta por el Up!, el Mii y el Citigo, para comprobar hasta qué punto hablamos del mismo coche, pues incluso el ojo más profano se dará cuenta nada más verlos que su parecido los hace parecer gemelos a pesar de los intentos de cada marca por diferenciarse lo máximo posible a base de detalles estéticos.

La realidad es sin embargo que nos encontramos ante un coche clonado 3 veces, un modelo de apenas 3,5 metros de longitud, fabricado por Skoda en la planta del grupo en Bratislava, Eslovaquia, que comparte el 60% de las piezas, lo que implica que su “columna vertebral” es la misma en todos los casos y que el chasis y los motores son idénticos independientemente del modelo o la carrocería (hay tanto 3 como 5 puertas) que elijamos.

Los elementos específicos en cada caso son los faros, la rejilla, el capó, los parachoques delanteros, los pilotos traseros, logos propios y llantas específicas en el exterior, mientras que los tapizados, el volante y el pomo de la palanca de cambio intentan hacer lo propio en un interior donde un salpicadero calcado y unos inconfundibles asientos con los reposacabezas integrados hacen que el parecido sea todavía mayor de puertas adentro. Los plásticos duros son una constante, pero el resultado general es el de una calidad muy conseguida.

El urbano del grupo VAG es un modelo de enorme versatilidad en cualquiera de sus versiones. Tanto en la carrocería de 3 como de 5 puertas el espacio habitable interior es encomiable, pues 4 adultos se acoplan sin ninguna estrechez, mientras que un sorprendente maletero de 250 litros (aunque con un enorme escalón de 34cm que se puede enrasar con un doble fondo opcional) le dota de una capacidad de carga equiparable a muchos modelos del segmento A. Y este espacio permanece invariado independientemente del logo elegido.

VW-Up-Seat-Mii-Skoda-Citigo

Tres son suficiente

El motor que anima a todas las combinaciones de marca, carrocería y acabado que se pueden hacer es siempre el mismo, un pequeño bloque atmosférico de tres cilindros con poco más de 1 litro de cubicaje y 60 o 75CV de potencia máxima. Los menos de 1.000Kg que pesan el Up!, el Mii y el Citigo son el mejor aliado para que, a pesar de este planteamiento, el urbano del conglomerado Volkswagen goce de un comportamiento suficientemente alegre y desahogado en toda circunstancia.

Este motor tiene una respuesta inmediata al acelerador, es suave y vibra menos que otras alternativas tricilíndricas en su segmento como el Kia Picanto, y el consumo es siempre muy contenido, pudiendo además optar por las ayudas Ecomotive o Greentec  en el caso de SEAT y Skoda para conseguir aumentar aún más la eficiencia gracias a Stop&Start, los neumáticos de baja resistencia a la rodadura, un alternador especial y una suspensión 15mm más baja. Con estas especificaciones gastan 4,2 l/100 km (60 CV) y 4,3 l/100 km (75 CV).

Estamos ante unos coches muy fáciles de conducir, sin grandes desempeños tecnológicos que compliquen el ratonear ciudadano, modelos que se aparca en cualquier hueco y cuya suspensión prima el confort sin perder por ello la compostura en ninguna rotonda, incluso divertidos gracias a la disposición de las pequeñas ruedas (de 14 o 15 pulgadas) en las esquinas de la carrocería, lo que ha hecho que muchos estén reclamando ya una versión “deportiva” por parte de las marcas.

Se podría pensar que dado su posicionamiento, con el ADN más deportivo del trío, sería SEAT con el Mii FR la primera que se lanzaría a este campo de sacar un modelo con tintes dinámicos, pero sin embargo ha sido Skoda la primera en dar un paso en esa dirección. Todavía no son más que aditamentos estéticos para una versión Sport, pero a buen seguro que esto es un adelanto de la futura  variante RS, otra FR y un Up! GTI, un juguete que rememoraría al Volkswagen Lupo GTI.

Der neue Volkswagen up!

Más motores

Para ese futuro vitaminado se habla de una potenciación del 3 cilindros TSI de 1 litro hasta los 110CV con un par de 175Nm que haría volar a estos pequeños. Mientras tanto el Skoda Citigo Sport adopta una serie de vinilos, un nuevo paragolpes con toma inferior ampliada, llantas de 15 pulgadas, un difusor posterior y un alerón para demostrar el enorme atractivo que puede tener. La suspensión se rebaja también en 15mm como las versiones eficientes. Mucho más interesantes nos parecen las versiones con mecánicas alternativas como la eléctrica del Up! o la de gas del Citigo.

Entre las opciones que pueden llevar estos urbanitas del grupo VAG destaca la posibilidad de poder dotarlos del sistema de prevención de alcances City Safety (420€) un techo panorámico (750€) que inundad de luz el habitáculo e incrementa mucho la sensación de espacio, los asientos calefactables (195€) son otra opción de confort poco común y que nos encanta, y el sistema de multimedia opcional (350€) es un accesorio muy recomendable para  complementar un cuadro de mandos algo parco y por su inteligente sistema de integración en el salpicadero.

Por buscar defectos comunes a estos tres modelos, la versión de 3 puertas de carrocería tiene en el gran tamaño de este elemento de apertura su mayor pega, ya que al aparcar obligan a efectuar contorsionismos en muchas ocasiones, mientras que el hecho de que el elevalunas derecho sólo se pueda bajar desde su misma puerta  es un inconveniente muy molesto en uso ciudadano.

Skoda_Citigo_Sport_1

El precio es el último de los argumentos de posicionamiento que las marcas han usado para diferenciar  sus productos. El Volkswagen Up!, el más chic y exclusivo del trío y el que más se diferencia estéticamente con un portón y unas ventanillas traseros propios, se desmarca con su supuesta mayor imagen de marca y calidad y parte de los 9.720€. El SEAT Mii intenta ser un punto de equilibrio con su espíritu dinámico de trasfondo, y empieza en los 9.220€, mientras que el Skoda Citigo busca ese posicionamiento que prima el coste y arranca en los 8.690€. Estas diferencias se pueden incrementar hasta más allá de los 2.000€ según equipamiento y versiones.

Nuestra nota: 8,1

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here