Renault-Clio-RS

La versión más extrema del Renault Clio ha sido siempre referencia por su comportamiento deportivo, pero en su cuarta generación se racionaliza y adopta un motor turboalimentado y una carrocería de 5 puertas, argumentos que no impiden al RS ser carne de circuito. La pasional historia deportiva de Renault es difícil de resumir con un modelo concreto o una acción aislada, pero el hecho de que la marca esté presente en la F1 desde 1977, haya ganado 11 títulos de Campeón del Mundo de Constructores, 10 de Pilotos y haya logrado más de 200 victorias y 150 poles es un buen acercamiento a como se vive la competición en la casa del rombo.

Con ese background la relevancia de sus modelos deportivos dentro de la gama comercial ha sido siempre muy alta, y en el segmento utilitario ha sido una referencia para sus rivales desde que a finales de los 70 lanzara el Renault 5 Copa. Hace más de 3 décadas que comulgan con el concepto de coche pequeño pero deportivo y pasional capaz de poner la carne de gallina a su conductor de manera asequible.

Los Renault con apellido RS, como ya lo fueron antes los Copa, Turbo o Williams, por mencionar modelos míticos, han sido pues la elección perfecta para aquellos conductores que preferían sacrificar confort a cambio de décimas en el crono cuando se trataba de meterse en un circuito a hacer unas tandas o recorrer su tramo favorito de carretera, y sus motores atmosféricos acoplados a eficaces cajas de cambio manuales parecían la única combinación posible para extraer la quinta esencia del asfalto al volante.

IMG_3168

Pero los tiempos cambian y los clientes están evolucionando al ritmo de los avances de la tecnología y de la concienciación ecológica, y la cuarta generación del Renault Clio va a suponer todo un revulsivo para su modelo RS. Son muchos los cambios que presenta la última versión deportiva del urbano galo, y todos ellos son de gran calado, pero probablemente al que más se referirán los puristas es al abandono de su mecánica atmosférica y el cambio manual. Pero ojo, es lo que pedían los clientes de la marca.

Adaptación al medio

El nuevo Clio RS 200 EDC apuesta por un mecánica turboalimentada acoplada a una caja automática de doble embrague, y está será la única opción disponible. Además su carrocería, como ocurre con el resto de la gama, sólo podrá ser de 5 puertas, aunque este punto nos parece menor, ya que los tiradores de las traseras van escondidos y el conjunto presenta una silueta netamente racing. El objetivo era crear un coche mucho más versátil y utilizable que sin embargo pudiera seguir aportando grandes dosis de diversión al volante, y a bien que lo han logrado.

La semana pasada nos trasladamos hasta el Circuito de Guadix para comprobarlo en primera persona, y tras unas tandas en la pista y algunos kilómetros por los alrededores podemos confirmar que ahora el Renault Clio RS es un modelo que permite una utilización diaria mucho más placentera y sigue siendo un arma de cuidado en condiciones de competición. Y todo ello con una eficiencia que se ha mejorado en un 25%, gracias a lo que consigue un consumo medio de 6,3 litros a los 100 y unas emisiones de 144g/Km de CO2 que le permiten tener un impuesto de matriculación del 4,75%.

Renault-Clio-RS-2

El bloque que da vida al Clio RS es ahora una mecánica 1.6 turboalimentada de origen Nissan puesta a punto por Renault, con un nuevo compresor con menor tiempo de respuesta, sistema de recuperación de la energía de frenada y rozamientos interiores minimizados. Con 200CV y 240Nm tirando de apenas 1.200Kg ofrece un nivel prestacional de primera, 0 a 100 en 6,7 segundos y 230Km/h de velocidad máxima, así que será fácil olvidar a su antecesor en este aspecto.

Respecto al nuevo cambio de doble embrague, sus levas en el volante facilitan enormemente la conducción al ataque y puede llegar a realizar las transiciones entre marchas en 150 milisegundos, mientras que su automatismo será el mejor aliado en ciudad. Además, incluye la opción ‘Launch Control’ con la que se optimizan las arrancadas desde parado al más puro estilo de la Fórmula 1 de una forma sencillísima, acelerando a fondo y dejando a la electrónica que actúe para conseguir la máxima aceleración.

Triple personalidad

El botón ‘RS Drive’ es el tercer aliado para hacer del Reanult Clio RS IV un afilado cuchillo cuando las condiciones lo requieran. Con él se puede elegir el nivel de deportividad entre tres opciones (normal, sport y race) que varían la cartografía del motor, la rapidez de funcionamiento de la caja de cambios, la dureza de la dirección y el comportamiento del control de estabilidad.

Renault-Clio-RS-2013

El diferencial electrónico deportivo luchará contra el subviraje siempre que no seleccionemos el modo race del botón RS, y mejora la velocidad de paso por curva a base de frenar progresivamente la rueda que comienza a deslizar sin disminuir el par motor en absoluto. Los frenos han dejado de ser Brembo, y a pesar de la pérdida de imagen racing, el uso de los discos de 320mm del Laguna V6 consigue mejores registros

La posibilidad de optar por el chasis opcional Cup, que es 3mm más bajo y aumenta la rigidez en un 15% con una dirección más directa sigue presente, pero en un uso real las diferencias son de detalle. Las suspensiones son mucho más confortables que la generación anterior en toda circunstancia, y en circuito siguen permitiendo un deslizamiento del eje trasero que resulta adictivo por la facilidad con la que el Clio la ejecuta. En este escenario, el sistema RS Sound Pipe que trasmite mayor sonido de la admisión de aire al interior del habitáculo es la mejor de las bandas sonoras.

En el interior del Clio RS, con un habitáculo de una amplitud nunca vista y un maletero de 300 litros, el sistema ‘R-Link’ opcional toma el protagonismo. Incorpora un sistema de telemetría a bordo basado en tecnología GPS ( incluido en el paquete deportivo ‘Sport’ por 678 euros) que permite medir absolutamente todos los parámetros deportivos del coche, desde la presión del turbo, las fuerzas G, el par de cada rueda a por supuesto los tiempos por vuelta en circuito.

IMG_3212

Los 24.400 euros que Renault pide por el nuevo Clio RS 200 EDC son la guinda a un completo pastel que conforma al que probablemente es el modelo más completo del segmento, un coche que sirve para ser utilizado en cualquier escenario con un grado de satisfacción elevadísimo, un durísimo rival del Seat Ibiza Cupra al que aventaja en versatilidad y del que se distancia con una imagen más moderna y atractiva.

Nuestra nota: 8,8

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here