IMG_0073

Renault ha ampliado la gama del Captur, que se fabrica en exclusiva mundial en Valladolid, con la incorporación de una nueva caja de cambios automática de doble embrague EDC en combinación con el motor DCi, la variante más lógica para este exitoso crossover urbano. El segmento de los crossover urbanos es el que mayor crecimiento está experimentando en toda Europa, y el Renault Captur es uno de los modelos que más expectación ha levantado desde su llegada, refrendada además en las cifras de ventas. Continuador de la línea estética iniciada por el diseñador Laurens Van den Acker y que ahora conforma una identidad corporativa homogénea, su enfoque juvenil y desenfadado y su gran versatilidad son sus mejores armas.

El Captur, que mantuvo el nombre del concept con el que se inició este proyecto, combina características de un SUV como es la distancia elevada al suelo y las ruedas de gran tamaño, con elementos propios de un monovolumen como la posición alta de conducción o la versatibilidad y el espacio interior, mientras que también dispone de una estabilidad propia de una berlina gracias a su ajustada suspensión y contenido peso. Lo mejor de tres mundos en un solo vehículo aseguran desde la marca.

Lo más destacable de este modelo de Renault es sin embargo el esfuerzo realizado por la factoría de Valladolid para llevarse su fabricación completa a nivel global. El Captur ha estrenado tecnologías punteras que luego se han instaurado en todas las factorías del grupo como es el proceso de pintura de gama corta con la primicia de la aplicación a nivel de fabricación en serie de la opción de pintura bitono, una patente española de la que están altamente orgullosos en la fabrica pucelana. La llegada de este modelo permitió ampliar un turno en la factoría, y los 690 vehículos diarios que fabrican gozan de los más altos estándares de calidad. Además, de las 1.800 piezas que componen el SUV español, el 56% llevan el sello made in Spain.

Renault-captur-2013-EDC

23 millones de motores

En Valladolid han fabricado ya 23 millones de motores y surten el 38% de los mecánicas de la gama del fabricante francés. Este crossover se comercializa en el mercado español con una gama formada por dos variantes de gasolina, una tricilíndrica de 0.9 litros y 90CV con cambio manual y otra de 1.2 litros y 120CV con caja de doble embrague EDC, mientras que la oferta diésel está compuesta de momento (los responsables de la marca no niegan la llegada de versiones más potentes en 2014) por la mecánica dCi de 1.5 litros y 90CV que por supuesto se fabrica en nuestro país.

Pero la lógica decía que el “maridaje” más racional era el de la mecánica diesel con el cambio automático, y los clientes no han hecho más que confirmar esta circunstancia. Tras llegar al 8% del mix de cajas cambios con el modelo de gasolina en Renault se han dado cuenta del potencial de esta transmisión y ahora la motorización diésel se puede combinar con la transmisión automática de doble embrague y seis velocidades EDC, que mejora la suavidad en la transición de marchas, al tiempo que ofrece un elevado par motor a bajo régimen de revoluciones y reduce el consumo y las emisiones de dióxido de carbono.

Una vez en marcha comprobamos que este “matrimonio” le sienta como un guante al Renault Captur, y la potencia se muestra más que suficiente para mover con soltura el crossover “español”. El consumo oficial está establecido en 3,9 litros a los 100, y aunque es una cifra altamente optimista, en condiciones reales de uso no se superan los 7 litros a no ser que se canibalice el acelerador. En uso manual, los cambios se realizan desde la palanca (no hay levas disponibles ni se plantea su llegada), pero por suerte ésta está configurada como las de competición, reduciendo marchas con un golpe hacia adelante y subiéndolas hacia atrás, lo que proporciona mucho agrado de uso.

IMG_0101

Los precios del propulsor diésel de 90CV asociado a la caja de cambios EDC de doble embrague parten desde los 19.750 euros de la variante Intens y finalizan en los 20.750 euros del Renault Captur dCi eco2 en el acabado Zen. La previsión de la firma es que las cajas automáticas representen el 15% de las ventas del modelo, frente al tradicional 3% de la marca, con la llegada de este modelo, y los clientes que así lo hagan están ganando en comodidad y agrado de uso por un coste que se puede considerar acertado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here