renault_vel_satis_1

Renault acumula una historia de desengaños con el segmento E de las berlinas de representación, y en los últimos días se ha conocido el último capítulo de este culebrón, pues la alianza estratégica que el grupo Renault-Nissan y Mercedes-Benz firmaron en 2010 (intercambio mutuo de un 3% del accionariado) contemplaba entre otras muchas cosas la fabricación por parte de los franceses de una gran berlina derivada de la Clase E.

Parece ser que el proyecto ha pasado a un estado de congelación del que difícilmente se recuperará en el corto plazo, ya que Carlos Tavares, el número 2 de la firma del rombo, ha revelado que no se ha podido encontrar un modelo de fabricación que fuera lo suficientemente económico para las condiciones de mercado actuales. Mercedes por el contrario sí que parece haber encontrado un muy buen uso para las brillantes mecánicas diesel pequeñas del fabricante galo, y el éxito del Clase A 180CDI es la mejor muestra de ello.

Haciendo un poco de memoria tenemos el sabor agridulce que el reciente Renault Latitude ha dejado en la casa gala, un modelo que no ha conseguido suficiente éxito comercial en Europa a pesar de su apuesta por el espacio, ya que el hecho de estar derivado de un modelo asiático parece haber pesado demasiado en su genética. Mirando un poco más atrás tenemos otro modelo injustamente incomprendido por el juicio implacable de los consumidores, el Vel Satis.

renault_vel_satis

Incomprensión

El Vel Satis fue un modelo que se presentó en Ginebra en 2001 como sustituto del Safrane, y en el se aunaban conceptos del Laguna y del Espace, lo que redundaba en un espacio interior muy  amplio y luminoso. Llegó a llevar mecánicas V6 de 240CV pero también eficaces de 4 cilindros, sin embargo dejó de producirse en 2009 con cifras modestas de ventas, ya que su vanguardista diseño no cuajó como esperaban los directivos de la marca.

Este ejercicio de nostalgia nos ha llevado a acordarnos de otro modelo de Renault, coetáneo del Vel Satis, y que sufrió de una mayor incomprensión comercial todavía, aunque a nosotros nos encanta, el Avantime. Mezclando los conceptos de monovolumen y coupé, este coche vio la luz en 2001, pero su andadura duró apenas dos años en los que se produjeron 8.557 unidades, 391 destinadas a España por cierto.

Su plataforma mecánica era la del Espace, y su carrocería de 3 puertas estaba dotada de una innovadora cinemática de doble bisagra que le permitía prescindir del pilar C. Tenía una gran superficie acristalada con techo panorámico incluido y un lujoso habitáculo de 4 plazas, pero uno de sus grandes hándicaps fue la única mecánica V6 de gasolina con la que se comercializó, sin alternativa diesel posible. El hecho de coincidir en el tiempo con el Vel Satis fue un motivo añadido de confusión entre el público.

renault-avantime

Renault ha centrado su estrategia en modelos compactos y ciudadanos, donde tiene sin duda una gran expertise y abundante Know How, y más recientemente ha desplegado una apuesta por los vehículos eléctricos con la gama Z.E como ningún otro fabricante ha sabido hacer, pero entre los directivos de la marca siempre quedará el rescoldo de conseguir una gran berlina que les permita ir con la cabeza bien erguida. Un pasional deportivo que reverdezca los laureles de Alpine y Gordini es otro de los proyectos que les quita el sueño, pero eso es algo que está en estado más que avanzado a lo que dedicaremos otro artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here