Por si todos estos datos no fueran suficientemente representativos, en el que fuera el último ejercicio bajo la batuta del italiano Luca de Meo antes de fichar por Renault, Seat experimentó una significativa mejora en su rentabilidad, pasando de un margen operativo del 2,5% en 2018 al 3,9% en 2019.

Según datos publicados este martes por la matriz de Seat, el grupo Volkswagen, la compañía con sede en Martorell (Barcelona) registró una cifra de negocio anual de 11.496 millones de euros al término del año pasado, un 12,7% de crecimiento.

Esta mejoría de su negocio en el conjunto del año pasado se explica, principalmente, por el ‘mix’ de ventas favorable, por el auge de los todocaminos, y por el incremento de sus matriculaciones mundiales, que alcanzaron un volumen de 574.000 unidades, lo que representa una progresión del 10,9% en comparación con los datos de 2018.

Seat resultados

En total, la marca automovilística española fabricó 591.809 vehículos durante 2019, lo que se traduce en una subida del 12,1% en la comparativa con las 528.029 unidades contabilizadas en el ejercicio previo.

El grupo automovilístico alemán Volkswagen obtuvo un beneficio neto atribuido de 13.346 millones de euros en el conjunto de 2019, un 12,8% de incremento. Su negocio se vio impulsado al cierre del año pasado por el aumento de sus matriculaciones mundiales, al tiempo que también experimentó un menor impacto extraordinario en relación con el caso del software de los vehículos diésel, que pasó de 3.200 millones en 2018 a 2.300 millones de euros en 2019.

La corporación alemana comercializó un total de 10,97 millones de vehículos en todo el mundo el año pasado, lo que representa una subida del 1,3%, al tiempo que su plantilla mundial experimentó un aumento del 1%, hasta 671.200 personas. Volkswagen piensa que este año se enfrentará a diferentes retos vinculados con la situación económica, el aumento de la competencia, la volatilidad de las materias primas y de los mercados de divisas y con la normativa medioambiental más exigente.

Herbert Diess, consejero delegado del grupo Volkswagen afirmó que 2020 va a ser un año muy duro, ya que «La pandemia del coronavirus presenta desafíos operativos y financieros desconocidos». Por su parte, el director financiero y de Tecnologías de la Información de la empresa, Frank Witter, afirmó que el Covid-19 está afectado de forma directa sobre la economía global y apuntó que no está claro cuál será el impacto y cuánto durará sobre el sector del automóvil. Actualmente, es casi imposible hacer una previsión fiable.